Publicidad Bajar al sitio
Conocer

Zalipie, la aldea polaca que está cubierta de flores pintadas

El pueblito pintoresco al sudeste de Polonia es heredero de una tradición artística hermosa: cada casa, granero, iglesia y puente está adornado con pinturas de flores.

Una pequeña aldea al sudeste de Polonia es conocida por su inusual tradición: cada casa, iglesia y granero está cubierto de hermosas flores pintadas. Zalipie, un pueblo aislado a 90 minutos de Krakow, se siente como un mundo aparte, iluminado con el color de una obra de arte extendida en cada pared del lugar.

¿Cómo comenzó la tradición? No está completamente claro, pero una historia relata que empezó por la ventilación pobre de las casas que generaba humedad en las paredes y los techos. Una mujer empezó a pintar flores sobre las goteras para arreglar e iluminar su casa. Así la imitaron sus vecinas y, incluso cuando la ventilación comenzó a mejorar, los aldeanos – especialmente las mujeres – continuaron con la tradición de arte folk, trasladándola a otras edificaciones como puentes e iglesias.

Cada primavera luego de Corpus Christi, y desde 1948, los aldeanos llevan a cabo el “Painted Cottage competition” o Malowana Chata; un concurso entre vecinos para volverse creativos con las pinturas de flores.
Hoy en día, Zalipie atrae miles de visitantes que se acercan a sumergirse en una atmósfera de color. Incluso se construyó un museo, que era la cabaña de tres cuartos de una residente llamada Felicja Curylowa. Cuando falleció en 1974, su casa decorada se transformó en un espacio donde los visitantes pueden apreciar su arte tan detallado y delicado. Desde cucharas hasta las bombitas de luz, cada centímetro cuadrado del lugar florece de color.

×