Publicidad Cerrar X
Música

Vibró la ciudad y se hizo mágica

En una fiesta de pop local, Tan Biónica hizo bailar a más de 100 mil personas.

Por Gisela Etlis

Con orejas de conejo luminosas y tubos brillantes, Tan Biónica logró que más de 100 mil personas bailaran al ritmo de “ella tiene un look, tiene un look” bajo el cielo de Figueroa Alcorta y Pampa y enloquecieran ante la seducción del Chano Moreno Charpentier.

Desde las 6 de la tarde del sábado, miles de porteños teens -y otros no tan teens- se acercaron al monumento Güemes para esperar a una de “las bandas del momento”, rótulo que le adjudicaron los medios pero que demostró merecer, gracias a la gran convocatoria de su último show y sus tres completas presentaciones en el Luna Park.

Bajo el nombre de Budweiser Music On The Road, Los Heladeros del tiempo y Místico, bandas teloneras, supieron entretener al “Piberío Biónico” -club de fans del Chano y sus secuaces-, además de disfrutar la buena música que eligió Catarina Spinetta para intentar calmar la ansiedad.

Papelitos plateados, chorros de agua y gritos desaforados, recibieron a Sebastián Seoane en guitarra, Bambi Moreno Charpentier, bajista, Diego Lichtenstein en la batería biónica, Germán Guarna en los teclados y, por su puesto, al chico de pelos parados que no puede evitar ser el amor platónico de miles de adolescentes. Tan Biónica ya estaba en el escenario y Pérdida, sonaba. “Sé que están cansados, que no tomaron la suficiente agua, que están acá desde temprano, pero..¡Me chupa un huevo! Quiero que Buenos Aires se transforme en un descontrol”, gritó el Chano y todas gritaron. Otro de los muy aplaudidos, por talentoso y por fachero, fue Diego, el batero que le da voz a un fragmento hip hopero de Arruinarse, tema de su primer disco Canciones del Huracán, aunque todos los integrantes del grupo tienen sus fans femeninas.

Antes del comienzo de algunos temas, en la pantalla del escenario se vio a celebrities como Celeste Cid o Juan José Campanella, pronunciando las letras de Tan Biónica como adelanto de la canción que se iba a escuchar. Con una energía que le salía por los poros y por las tachas de su campera negra, el Chano se paseaba por todo el escenario con un nivel de exitación tan alto que se lució como frontman y supo afrontar las expectativas.

Se animó con covers como Blackbird de los Beatles y Bizarre Love Triangle, de New Order, además de los esperados Loca, Beautiful, El duelo y Obsesionario, entre otros hits. Pero en un momento frenó, respiró y recordó: “Hace 3 años yo trabajaba en un restaurante que quedaba ahí en frente y acá tocaba Cerati…”.

El hombre que cantaba bajo la luces de colores ya estaba emocionado, nombró a varios de sus primeros fans e hizo subir a uno al escenario y al mejor estilo rockstar, le regaló su campera de tachas y le dijo “ahora andá a levantarte minas con esto puesto”. Chano destacó la ausencia de bengalas en el show y aseguro que “Tan Biónica es un una generación, un pensamiento”, además de agradecer a la familia y el “piberío biónico”, acompañado de los gritos del público.

Sin poder creer que más de 100 mil personas los escuchaban, los chicos biónicos adelantaron el primer single de su próximo disco, Ciudad mágica, que ya quedó en los oídos de todos los presentes, desesperados por conseguir uno de los discos que regalaban en la puerta del vip. “¡Te quiero Buenos Aires!” gritó la cabeza del grupo y abrazó a sus compañeros mientras la ovación hacía temblar la city. Después del sábado, Tan Biónica se consagró como la banda del momento y quizá, por varios momentos más.

×