Publicidad Bajar al sitio
Gastronomía

Una para el camino

Más de 400 personas participaron en la maratón #Muza5K, un recorrido por las pizzerías más emblemáticas de Avenida Corrientes.

Por Gisela Etlis

Los banderines que colorean las paredes marrones, el cartel en el vidrio invitando a ver el último superclásico de River – Boca, las columnas espejadas y una barra en la que no se piden tragos, sino una buena de molde.

La #Muza5K convocó a más de 400 personas a las 18.00 hs en la Santa María, pizzería de la esquina de Corrientes y Federico Lacroze, con el objetivo de, de alguna manera, poder decidir cuál es la pizza más rica de Buenos Aires.

 “Una noche de fin de semana sacamos, en promedio, 150 pizzas”, comentó uno de los mozos de primera pizzería de la maratón que resultó ganadora al final de la jornada.

Poco aceitosa y bien caliente como la de Santa María, la esponjosa de la Continental o bien crocante como la del Trébol. Ya con la panza llena en la esquina de Ángel Gallardo, el recorrido llevó a los hambrientos entusiastas por la muy concurrida por taxistas y comerciantes del barrio, Pin Pun. Pero aún faltaba la mitad del recorrido.

Una porción por pizzería y un traguito de Moscato, iban saciando el hambre de la tarde, pero nadie podía darse por vencido. “Y ya lo vé, y ya lo vé, es para Ugis que lo mira por TV”, cantaban algunos contagiando a los demás, mientras las cámaras de televisión intentaban registrar tanto manjar.

“Se decidió que fueran ocho pizzerías, ocho porciones, por la pizza del molde”, explicó Joaquín Hidalgo, uno de los organizadores junto a Martín Auzmendi, quienes llevaron a la acción la idea que tantos grupos de amigos tuvieron en alguna reunión.

“Cambiaron de dueños, ¿no?”, preguntó uno de los participantes a uno de los mozos de Pin Pun. “No, no…En realidad se fue el gallego y quedaron los hijos”, respondió sin dudar, aunque la gente del barrio de Almagro asegura que “El gallego” la vendió.

Sin abandonar la ruta, el siguiente destino fue la Kentucky de Corrientes y Billinghurst, que hace poco protagonizó un escándalo, al echar a una pareja de mujeres por besarse en público.

“El que no come en Kentucky para qué carajo vino”, cantaban los que se dieron cuenta que algunos ya no podían más. “Esta es un gol”, dice contento uno de los participantes que no perdía el apetito.

La Americana fue la siguiente. “Mucha masa y poco queso”, se escuchó en una de las mesas de la casi esquina Uruguay, aunque sin duda, para la mayoría era un esfuerzo continuar, entre la caminata y la comilona, era bueno tener un digestivo a mano.

La séptima parada, y quizá el séptimo cielo, fue la porción de Las Cuartetas. El queso tostadito que formaba una costra, sedujo a quienes llevaban la remera blanca, la pulsera roja y el anotador de #Muza5K.

Ya en el centro, las personas pasaban y miraban con un dejo de envidia al ejército de la muzzarella, quizá, preguntándose por qué no se anotaron. El costo de la inscripción fue de $100 y además de habilitar para probar una porción por pizzería, incluyó el kit completo que lucieron los maratonistas,

Una más. El Palacio de la pizza fue la sede final del recorrido y el veredicto se hizo difícil.

Ninguna de las pizzerías llegó al 25% de los votos, pero la triunfal fue Santa María, que tenía la ventaja de ser la primera y recibir a los maratonistas con hambre, aunque avanzada la noche, otros sabores habían borrado el del inicio.

La primera edición de la Muza5k nació en 2012, y la ganadora fue la del Palacio de la Pizza. El año pasado, la muzzarella que enamoró a los porteños fue la de Guerrín. En los rubros “Mejor maridaje con Moscato”, también La Santa María fue ganadora, con el 44,9% de los votos. Pin Pun fue ponderada como la “Mejor pizzería para ir con amigos” que se impuso sólo por un voto sobre Kentucky, y además se llevó el premio a la “Mejor pizza bajonera”. Con un llavero de regalo y un pedazo de fainá sobre cada porción, la “Mejor atención” fue para La Continental, con el 66% de los votos.

×