Publicidad Bajar al sitio
Viajero Bacanal

Una guía práctica para viajar a Nueva York, por Aniko Villalba

La bloguera de viajes compartió consejos sobre alojamiento, transporte, comida y los lugares que no se puede dejar de visitar en la icónica ciudad norteamericana.

Usando como referencia su estadía durante una semana en Nueva York, y aclarando que no se trata de una guía exhaustiva, la viajera Aniko Villalba compartió en su blog “Viajando por Ahí” datos y consejos útiles para quienes quieran viajar a la gran ciudad Norteamericana y conocer lo mejor posible de manera económica. Alojamiento, transporte, comida, WiFi y los lugares que vale la pena visitar; esta es la información esencial que comparte en su útil posteo.

Es importante tener en cuenta que cada viajero es un mundo y se caracteriza por ciertas tendencias. Aniko es una viajera low cost que le gusta recorrer los lugares “periféricos” y más locales, no tanto los monumentos icónicos, y valora mucho la interacción con la gente local. Prefiere gastar menos y no vivir una vida de lujo, pero recorrer las “joyitas” más escondidas de la ciudad. Si tenés un estilo de viaje similar, esta guía puede ser perfecta.

Todo empieza con un mapa y unas primeras aclaraciones:

Nueva York está dividida en cinco boroughs , cada uno considerado una ciudad en sí mismo: Manhattan, Brooklyn, Queens, The Bronx y Staten Island. Las atracciones más conocidas están en la isla de Manhattan, así que seguramente querrás pasar la mayor parte del tiempo ahí. Brooklyn también se está convirtiendo en un destino en sí mismo.

Y ahora un tema central: los gastos diarios.

1. ALOJAMIENTO: “Dormir en Nueva York es caro, sobre todo en Manhattan. Me habían dicho que íbamos a gastar como mínimo 100 dólares la noche y casi me da un infarto. No desesperar, hay otras opciones además de hoteles y hostels.”

– Airbnb. Una de las opciones más económicas es quedarse en Brooklyn usando Airbnb, un sistema que te permite alquilar una habitación o departamento de manera temporaria en casas de gente local. Es algo así como el punto medio entre Couchsurfing y un hotel: te permite alojarte con la gente del lugar pero tenés más comodidades (toalla, wifi, shampú, uso de la cocina, llave propia), privacidad, más independencia (manejás tus tiempos) y podés quedarte el tiempo que vos quieras (siempre y cuando haya disponibilidad). Nosotros terminamos optando por eso y pagamos 32 dólares por noche cada uno por una habitación privada con acceso a toda la casa.

– Couchsurfing. Siempre podés contar con Couchsurfing, aunque no sé qué tan fácil será conseguir un sofá en Nueva York. En mi experiencia, las grandes ciudades (como Londres y Hong Kong, por ejemplo) son las más difíciles para hacer Couch, pero vale la pena intentarlo.

– Hostels y hoteles. Nueva York tiene cientos de hoteles y hostels donde quedarte. Según me dijeron, los más baratos empiezan en 100 usd la noche.

2. TRANSPORTE:

– Metro y buses. Nosotros nos movimos a todas partes en metro. Si vas a estar una semana y te estás quedando afuera de Manhattan, te recomiendo que saques el pase ilimitado de metro de 7 días (o de más días, si te quedás más tiempo). Cuesta 30 dólares (más la tarjeta que cuesta un dólar) y se amortiza rápido, ya que sin el pase cada viaje cuesta 2,75 usd. Yo me armaba todos los recorridos con Google Maps o con la app New York Subway – MTA map and route planner. También podés usar el mapa impreso del metro pero hay tantas líneas que puede ser confuso. Acá algunos consejos:

  • los fines de semana algunas líneas cambian su recorrido
  • hay trenes expresos que no paran en todas las estaciones
  • es muy probable que hagas mal alguna combinación o que te subas al tren que va para el otro lado
  • a veces las esperas son largas (hay líneas que tienen frecuencias de 10 minutos)
  • en algunas estaciones hay wifi y no suele haber señal de 3G, así que te recomiendo que te armes el recorrido de antemano y le saques una captura de pantalla con el teléfono

– Uber Pool. Uber tiene un sistema llamado “Uber Pool” que te permite compartir tu viaje con otros pasajeros y pagar menos que si fueras en un Uber normal. Nosotros hicimos eso para ir al aeropuerto y gastamos unos dólares más de lo que hubiésemos gastado yendo en metro y en AirTrain (el metro que va al JFK). Valió la pena porque llegamos en la mitad de tiempo y pagamos casi lo mismo.

– Caminar. En Manhattan todo queda cerca y vale la pena caminar, sobre todo si el clima es bueno. Llevate unas zapatillas cómodas y agua (podés tomar de la canilla e ir rellenando una botella). Nosotros viajamos a fines del verano y todavía hacía mucho calor (30 grados) así que teníamos que mantenernos hidratados. Supongo que el panorama cambia mucho en invierno, cuando anochece muy temprano y hace mucho frío.

3. COMIDA: Se puede comer por menos de 10 dólares en lugares como Pret a manger y similares (locales de comida rápida y sana) o en los carritos callejeros. Si te quedás en un lugar con cocina, podés comprar comida en el super y prepararte algo. Los supermercados también tienen bastante oferta de comida preparada. Calculá que si almorzás y cenás afuera, vas a gastar como mínimo 20/25 dólares diarios en comida (comiendo en locales de comida rápida). Para abaratar costos podés comprar en el supermercado y desayunar y cenar en tu casa. También podés ahorrar si te guardás una botella y la llenás de agua de la canilla (se puede tomar) o si pedís tap water en los lugares donde vayas a comer.

Algunos tips útiles: 

1. Internet: wifi y/o tarjeta SIM. Hay wifi disponible en varios puntos de la ciudad, como algunas estaciones de subte, negocios de ropa y lugares donde comer. Es posible arreglarse solo con wifis ocasionales, pero si preferís tener internet en el teléfono, T-Mobile vende una tarjeta SIM para turistas que dura tres semanas y cuesta 30 dólares. Te dan un número, minutos gratuitos y 2GB de datos. Si te quedás menos días, compará cuánto te costaría el roaming y fijate si te conviene (Movistar Argentina cobra 7 dólares por día de roaming ilimitado, por ejemplo).

2. Visa. Los argentinos necesitamos Visa para entrar a Estados Unidos (otros países pueden chequear si la necesitán en esta web). La mía se vencía un mes después de este viaje pero no me hicieron ningún problema para entrar ya que, según leí en la web del gobierno de EEUU, podés entrar con la visa vigente hasta el último día (incluso se te puede vencer estando en el país). Si tenés pasaporte europeo y no tenés visa de EEUU vigente en otro pasaporte, podés aplicar a la Visa ESTA. El trámite se hace por internet, cuesta 15 dólares y si te la aprueban la tenés en tu mail en pocos días.

ACTIVIDADES RECOMENDADAS:

– Paseé por el Central Park, vi la placa de Imagine, la estatua de Alicia en el País de las Maravillas y algunos lagos.

– Caminé el Highline (un parque elevado, construido sobre unas antiguas vías de tren) de punta a punta y me encantó ver Nueva York desde esa altura.

– Fui al Chelsea Market un domingo. Es caro pero lindo para mirar lo que hay. El edificio era una antigua fábrica de galletitas.

– Fui a ver el puente de Brooklyn y Manhattan desde DUMBO, en Brooklyn.

– Crucé el puente de Brooklyn caminando (en dirección a Manhattan). Tardé una media hora. Me dijeron que lo mejor es cruzarlo al atardecer.

– Tomé el ferry a Staten Island para ver la Estatua de la Libertad desde el agua. El viaje dura 25 minutos y es gratis. Mucha gente me recomendó NO hacer el tour a la Estatua porque lleva todo el día y no vale la pena.

– Subí al teleférico que va a Roosevelt Island para tener una vista de East Manhattan desde el aire. No es gratis pero lo podés pagar con la tarjeta del metro.

– Caminé por el East Village, una de las zonas que más me gustó, y entré a algunos de sus jardines comunitarios, creados y mantenidos por la gente del barrio.

– Entré a los negocios de Chinatown y me sentí en Asia por un ratito.

– Fui al MET, vi los cuadros impresionistas y subí a la terraza para tener una buena vista del Central Park. La entrada es a voluntad.

– Pasé por Times Square, vi los carteles luminosos y no volví más. Me pareció demasiado abarrotado de cosas y de gente.

– Caminé por el Soho y compré algo de ropa en esa zona.

– Me senté a leer en varias librerías (como Strands Bookstore, Barnes & Nobles, Posman Books y McNally Jackson) e hice mi ruta de las papelerías (te la cuento en escribir.me)

– Caminé mucho por Manhattan, desde el sur de la isla hasta la altura del MET. Es fácil ubicarse porque las calles y las avenidas tienen números correlativos.

×