Publicidad Bajar al sitio
Música

Un show legendario

Una noche memorable con el rapero DMC y Molotov reunidos por Adidas en un mismo escenario.

Por Gisela Etlis

Buenos Aires fue wwwigo de un show sin precedentes. El reconocido rapero newyorkino D.M.C y la banda transgresora del rock mexicano Molotov unieron su talento y su público para lograr una nueva versión de All Day Originals, el tema de Adidas Originals que  había sido interpretado ya por el integrante de Run DMC, junto al Dj -Trak.

La noche del miércoles 16, el viejo teatro de Alvarez Thomas y Federico Lacroze en el que hoy funciona el nuevo refugio del rock, Vórterix, alcanzó su capacidad para recibir a dos legendarios de la música. Al rededor de las 21:30, el rapero hizo vibrar a sus fans cuando los saludó con un potente “What’s up Buenos Aires?”, como antesala para cantar algunos de sus éxitos como Here We Go, Rock Box, King of Rock, My Adidas y It’s Tricky, entre otros.

Miembro de la primera banda de hip hop en recibir un Grammy y ser tapa de la Rolling Stone, Darryl McDaniels hizo transpirar a su fans argentinos con Walk This Way acompañado por Molotov.

Pizza, cerveza y collares con el logo de Adidas de colores, el teatro estaba colmado de gente y la temperatura daba cuenta de que el verano está cerca. La marca anfitriona se encargó de decorar el ambiente con diferentes diseños de sus logos y se encargó de que la mayoría de sus invitados lleven puesta alguna prenda de Originals.

Más tarde, Molotov hizo explotar a su público, que coreaba Voto latino, Changuich a la chichonaDame el poder, que musicalizó la película V de Venganza, Hit Me, y Frijoleros, tema que causó polémica en 2003, ya que su letra habla del maltrato y excesivo control del gobierno de Estados Unidos a los inmigrantes mexicanos.

Y el bonus track de la noche fue ver a DMC arriba del escenario, listo para cantar Puto, otro de los temas de los rockeros que incomodan al poder, pero que incomodó también a una organización gay que pidió prohibir la canción. Pero Molotov explicó que la letra está dedicada “a aquellos políticos corruptos y no a la comunidad homosexual”.

Antes del show que disfrutaron más de 1500 personas, DMC vaticinó en una entrevista para un medio de Nueva York que su presentación en Buenos Aires iba a ser “poderosa, explosiva y legendaria…una celebración de creatividad musical, una fiesta en potencia”. Darryl no se equivocó. Unir a los artistas fue una decisión acertada y un privilegio para los que pudieron disfrutarlo.

Para los que se quedaron con ganas de más Molotov, el 10 de noviembre vuelven a la Argentina en el marco del Festival Frontera, en Groove.

×