Publicidad Bajar al sitio
Viajero Bacanal

Un recorrido fotográfico por Rajastán, en India

National Geographic nos lleva de la mano por una de las culturas más ricas de oriente.

Ana Puértolas nos toma la mano para llevarnos a recorrer Rajastán, el mayor de los estados en el noroeste de la India. A través de una serie de fotografías de sus construcciones más tradicionales, la artista nos adentra en la magia, el detalle y la imponencia de una cultura oriental única.

“La ciudad de Agra es la puerta de entrada perfecta para recorrer Rajastán. Primero, por su cercanía, a doscientos kilómetros de Delhi. Y segundo y decisivo: porque en Agra se encuentra el Taj Mahal, y sentir de cerca su magnetismo constituye la mejor iniciación para el viaje. Dominando el sagrado río Yamuna, el Taj Mahal es el mausoleo más famoso del mundo, de una blancura resplandeciente. Fue el emperador Shah Jahan quien decidió en 1632 construirlo en honor a su queridísima esposa, Mumtaz Mahal, muerta al dar a luz a su noveno hijo. El panteón, de estilo mogol y rodeado de jardines a la manera persa, sigue un plan geométrico perfecto y desprende magia a manos llenas. Erigido en mármol purísimo, está decorado con piedras semipreciosas incrustadas, formando ramos de flores y esencieros, reproduciendo así en los muros y paredes el paraíso prometido por Alá.

Se hace difícil salir de la hermosa Agra, pero Rajastán reclama al viajero. La carretera que conduce a Jaipur, 200 kilómetros al oeste, es una sucesión de sorpresas y una muestra de la vida india. Un batallón de rikshaws, motos, camionetas y autobuses se entrecruzan o se paran en seco, mientras que junto a la calzada se alinean talleres mecánicos, puestos de comidas e incluso camas de madera para los caminantes.”

Fuente: National Geographic.

1. El Taj Mahal, el ejemplo más brillante de la arquitectura mogol, es una parada ineludible antes de empezar el viaje por las ciudades rajput.

2. La visita a la llamada ciudad rosa incluye una escapada al fuerte Amber, a once kilómetros. En la fotografía se ven las murallas.

3. Los múltiples arcos del Diwan-i-Aam, el salón de audiencias del fuerte de Agra (del siglo XVI), demuestran el gusto artístico de los soberanos mogoles.

4. Fuerte de Mehrangarh

Rajastán debe su nombre a los rajput, antigua casta de guerreros cuyo modo de vida hoy perdura en palacios y fortalezas, muchos abiertos al público. Mehrangarh, propiedad aún del marajá de Jodhpur, es uno de los mejores ejemplos. Fundado en 1459, se alza en una colina escarpada sobre la ciudad de Jodhpur. Sus salas palaciegas están decoradas con vidrios de colores, pan de oro y miniaturas.

5. La fortaleza de Mehrangarh y el cenotafio blanco de Jaswant Thada son wwwimonio de la antigua gloria de esta ciudad a las puertas del desierto.

6. Pushkar es la ciudad más sagrada de Rajastán. Las aguas de su lago purifican el espíritu de los peregrinos hinduistas

7. El desierto del Thar

Frontera natural entre India y Pakistán, el Thar es una extensión de dunas y matorrales, con pueblos de casas de adobe y muros decorados con pinturas florales y geométricas. Las excursiones por el desierto duran desde unas horas hasta cuatro días y parten de Jaisalmer. Al sur de la ciudad se halla el Parque Nacional del Desierto, una reserva de 103.600 kilómetros cuadrados donde habitan especies como la avutarda de la India y la gacela india.

8. Las fachadas de los havelis son un vestigio de la riqueza de la ciudad en el siglo XIX. Algunas de estas antiguas mansiones de mercaderes son hoteles en la actualidad.

9. El Zenana Mahal, el palacio de la Reina, es uno de los dos pabellones transformados en hoteles de lujo. Se realizan visitas y almuerzos sin alojamiento.

9. Udaipur: La ciudad antigua, los palacios a orillas del lago Pichola y el City Palace conforman un conjunto artístico excepcional.


×