Publicidad Bajar al sitio
Música

Un rebalse de expresión

Miranda! llenó las expectativas del público con un entretenido show en el Opera City

Por Gisela Etlis
Fotos: Ximena Roux

Si alguien se anima a asegurar que un show de Miranda! es aburrido, va a tener la complicada tarea de tener que justificar su opinión, y por más que pensara durante horas, jamás podría demostrar que tiene razón.

Un show aburrido con Ale Sergi coqueteando con todo lo que se le cruza por enfrente: con Juliana Gattas, con Lolo, con las chicas de la primera fila, con el micrófono y hasta con el mismo escenario. El chico de musculosa roja apretadísima, pantalón y camisa negra con lucecitas de colores, en composé con su compañera, que no se queda atrás en el juego de la seducción, con su body de leopardo y sus rulos sueltos.

Las luces ochentosas y los temas calentaban cada vez más el Ópera Citi del jueves 7 de marzo, con la sala llena y nadie sentado. Y con las fanáticas envueltas de banderas, remeras de la banda y algún que otro accesorio kitsch. Cuando casi había pasado media hora desde el comienzo, un hombre de pelo blanco y traje gris con bordes rosa chicle se aparece en el escenario. Sergi recordó sus días de adolescencia con Virus de fondo e invitó a Marcelo Moura a cantar Romántico, del disco Choque.

Pero los saltos eufóricos y el coro feliz llegó con Prisionero, y con Enamorada corpiños volaron hasta el cuerpo de Ale Sergi, quien se lo frotaba por la piel transpirada y lo devolvía a su femenino público. Claro que no sólo lo hacía con la ropa interior, sino también con las remeras y banderas que tiraban las chicas desesperadas por tener un poco del sudor de su ídolo. Otro de los regalitos que el novio de Andrea Rincón supo darle a una sola privilegiada, fue una foto de su miembro que sacó con la cámara de su fan, mientras seguía cantando y sintiéndose todo un sex simbol.

Más tarde, el “yo te diré” sumó más voces en las butacas y el punto de mayor esplendor actoral de la pareja llegó con el tema Perfecta, que cuenta la historia de dos grandes amigos que en una noche de tragos, pasaron a la cama. Y claro que los gritos, las miradas y los aplausos hicieron homenaje a la relación de pareja que tuvieron los líderes de Miranda!. Otro invitado que sorprendió para bien fue Axel, que se sumó a la banda para cantar Te voy a amar, una de sus más conocidas baladas, con un toque popero.

Casi al final de la noche, Sergi le agradeció a su público por la presencia y les recordó que este año Miranda! cumple doce años de vida. Así que le pidió a la gente que “con el puño cerrado, con la voz bien fuerte y con el corazón abierto”, agiten doce veces el brazo para arriba. Repitió lo mismo pero, esta vez, con veintiún agites en honor a las chicas de 21 años que estaban presentes. Y lo hizo varias veces más, variando la cantidad.

El momento de brillo para Juliana Gattas fue cuando cantó Hello, de Dragonette y bailó con movimientos de caderas y hombros impecables. Casi como en una danza africana.

Miranda terminó con varias fans sobre el escenario, saltando y festejando el éxito de un verdadero show que no se reposa en la música, sino que convierte un recital en una fiesta de teatro musical que rebalsa de expresión.

×