Publicidad Bajar al sitio
Zoom Restós

Un kebab paquistaní

Nació como delivery, se hizo conocido en el circuito de los eventos pop up y pronto inauguraránn un local a la calle.

Por Rodolfo Reich
Foto: Juan Carlos Casas

Podrá ser en un happy hour palermitano. O en una feria gastronómica en Constitución. O en una fiesta con djs en vivo. Las opciones se multiplican, con ese azar caprichoso de los sucesos pop up, comunicados por el boca a boca y las redes sociales. Lo cierto es que, con apenas un año de historia, Kebab Roll ya es parte del variopinto paisaje culinario porteño, con una propuesta única en su tipo: ofrecer kebabs al estilo indio, que poco tienen que ver con la versión importada de Medio Oriente. Sabores especiados, chatnis varios, raitas y más delicias que representan una historia y una época.

De Pakistán a Buenos Aires
Shehryar Sumar nació en Karachi, Pakistán. De familia productora de textiles, a los 17 años se fue a vivir a Nueva York, donde estudió primero Filosofía para luego hace un master en Leyes. “Terminé de estudiar en 1999, y no quería estar más en Estados Unidos, pero tampoco volver a Pakistán. Y me vine a Latinoamérica”, resume Shehryar, simplificando una mudanza que nunca es tan fácil. En el medio, vivió en Francia, volvió a Pakistán, representó a la empresa familiar en Brasil. Idas y vueltas de un transhumante inquieto. “Hoy tengo nacionalidad argentina. Y quería hacer algo acá, devolver a Buenos Aires lo mucho que me dio. Pensando qué hacer, se me ocurrió este producto.  Para la gastronomía india -y la cocina de Pakistán es india-, estos rolls son una comida callejera muy popular. Pero acá no los conoce nadie. Es asombroso. Y evidencia una gran oportunidad”.

Según explica Shehryar. un kebab es simplemente carne marinada y cocinada a fuego vivo. En un momento, se comenzó a envolver esta carne en pan, para hacerla más fácil de comer. El plato viajó por Asia primero y por el mundo luego, empujado por guerras y conquistas. Hoy, las versiones más conocidas son las árabe (schawarma), turca (döner) y griega (gyros), todas casi idénticas. Pero lo que hace Shehryar es otra cosa: “La cocina de India, en especial del norte de India, es mucho más sofisticada que la árabe”, afirma. Así, sus kebab rolls (promedio $65) poco tienen que ver con el shawarma conocido en Buenos Aires. La primera diferencia es el pan: Shehryar envuelve sus rolls en un paratha, que lleva leche y manteca clarificada, un pan redondo, de gran tamaño y muy flexible. Luego, son distintos los rellenos, sean más o menos tradicionales. Entre los primeros, un shish kebab de carne picada marinada con cúrcuma, jengibre, comino, coriandro y otras especias, que se envuelve en el pan junto con hojas de cilantro, limón, cebolla y pepino. Y, entre los segundos, un roll que une sabores de Perú, Pakistán y Argentina con butifarra, bondiola, ají panka y batata dulce. Para condimentar, sirve los rolls con chatnis como el de cilantro, menta y ají verde, o el de tomate, hinojo y semillas de mostaza.


Según el evento, Shehryar ofrece también rolls veganos (papa y garbanzo con tomate), ensalada tabule, tikka de alitas de pollo, bebidas (mango lassi con cardamomo) y postres (halva de zanahoria con pistachos), entre más opciones.
Hoy, este paquistaní devenido argentino está buscando local propio, para abrir a la calle. Mientras tanto, se lo puede rastrear siguiendo su Fanpage, a la espera del próximo pop up.

DATOS ÚTILES
Seguí la agenda de Kebab Roll en su fanpage.
Para más información y catering para eventos: 15-4946-5113.

×