Publicidad Bajar al sitio
Bares y Tragos

Trova

Buenos vinos, rica cocina y estética moderna en el nuevo wine bar de Palermo.

Por Rodolfo Reich
Foto: Jazmín Arellano

A priori, hay tres grandes indicadores que permiten pronosticar el éxito de un wine bar en Argentina. Primero, hay muy buen producto, es nacional y está disponible para todos. Segundo, el precio de una copa de vino (el formato más usual en un wine bar) suele ser más competitivo que, por ejemplo, un cóctel, y es también más rendidor: “dura” más una copa de 180 ml de vino que los 200 ml de un Mojito. Por último, el vino es perfecto para acompañar una picada, tapas o platos. Y, se sabe, a los argentinos nos gusta comer mientras bebemos. Esto es el a priori. Luego, como bien decía el General, está la realidad. Y esa realidad muestra que a lo largo de los últimos 15 años abrieron muchos wine bars, pero casi ninguno logró sobrevivir. Hoy, el flamante Trova busca torcer el hilo de la historia.

Trova recibe con una gran cava vidriada, 25 metros cuadrados con capacidad para tres mil botellas. Armado como salón aparte, esa cava alberga también una mesa ideal para degustaciones guiadas y presentaciones especiales. Luego, el bar se divide en dos secciones: la planta baja, donde conviven mesas altas y taburetes con un señorial sillón Chesterfield de color borravino y una barra; y el primer piso, con grandes ventanales a la calle, el mejor espacio para sentarse a cenar.

El fuerte de un wine bar es el servicio de vinos por copa, que permite conocer etiquetas nuevas, probar más de un varietal en una misma noche o apostar por un vino de alta gama por una fracción del precio de la botella. Y la carta de Trova cumple con todo esto. La oferta cambia semanalmente, comprendiendo 25 opciones de vino distintas, organizadas por varietales y gamas de precio. Dos ejemplos: una copa de Serbal Assemblage 2013 a $55 o una de Siesta Cabernet Franc 2011 $108. Un extra interesante: el bar funciona también como vinoteca (con precios de botella cerrada) hasta el horario de cierre.


Para comer, muy rica selección de quesos (crottin, pecorino, brie y otros; la tabla de tres variedades sale $70), salame de ciervo y de jabalí y platos como una burrata con jamón Parma y tomates confitados ($90) o las perfectas olivas ascolanas (rebozadas y fritas) a $80. Cada noche, además, suman preparaciones del día, incluyendo pescado, arroz, pasta y
carne. La carrillera al Cabernet se deshacía en la boca.
La situación es muy amable: un lindo copón de ricos vinos, buena cocina de aires mediterráneos, estética limpia y moderna, en pleno polo palermitano. Un combo que, a priori, debería funcionar.

Datos útiles
Dirección: Honduras 5903, Palermo Hollywood
Teléfono: 4774-6727
Horario: martes a viernes de 18 a 1; sábados de 19 a 2.

×