Publicidad Bajar al sitio
Conocer

Transforman en museo al Circo Máximo de Roma, el centro de espectáculos de la antigua civilización romana

Empezaron a excavarlo y restaurarlo en el 2009 y acaba de abrir sus puertas al público, para ofrecer una visita a una reliquia de la antiguedad.

En 2009 empezaron a excavar y restaurar una reliquia de la antigue civilización romana que acaba de abrir sus puertas como un museo al aire libre para el público: el Circo Máximo de Roma. Con 600 metros de largo y 140 metros de ancho, este lugar fue sede de una gran cantidad de eventos públicos a lo largo de la historia; competiciones hípicas, caza con animales exóticos, representaciones teatrales, ejecuciones, procesiones religiosas y triunfales. Pero es más conocido por tratarse del espacio donde se desarrollaron las carreras de carros en la Antigua Roma. El lugar podía acoger aproximadamente 250.000 espectadores y fue el mayor circo de la antigua civilización romana. 

La zona arqueológica posee una terraza panorámica que permite contemplar la totalidad del recinto, dividido en dos por un muro central que en un pasado estaba decorado con estatuas templetes, estanques y dos grandes obeliscos egipcios que en el siglo XVI fueron trasladados a la Piazza di San Giovanni in Laterano y a la Piazza del Popolo. En el nuevo museo, los visitantes pueden acceder a las galerías que conducían a las gradas de la cávea y observar lo que queda de las antiguas letrinas, tabernas romanas y lupanares. 

El espacio del Circo Massimo (como se lo denomina en Italia) pasó por varios estadíos hasta convertirse en el museo que es hoy en día. En un momento se convirtió en una zona de cultivos agrícolas y de molinos, luego, en la propiedad privada de la familia Frangipane, en un cementerio judío, y a partir del siglo XIX, el espacio fue sede de un gasómetro, almacenes, manufacturas, empresas artesanales y viviendas. 

Así se veía el circo en su época de oro.

FOTOS: National Geographic.

×