Publicidad Bajar al sitio
Cine y Series

“Todo lo que veo es mío”, de Mariano Galperín y Román Podolsky

Duchamp en Buenos Aires en 1918: esta es la excusa para este film incluido en la sección oficial dedicada al cine nacional.

Entre 1918 y 1919 el genial artista francés Marcel Duchamp vivió diez meses en Buenos Aires y este film intenso de Mariano Galperín y Román Podolsky denominado “Todo lo que veo es mío” reconstruye (o mejor, imagina) aquella estancia porteña de este talentoso referente de movimientos como el cubismo y el dadaísmo.

Filmada en blanco y negro y con una elegancia y audacia formal que por momentos intenta sintonizar con el espíritu de su protagonista, “Todo lo que veo es mío” se mantiene exenta de cualquier atisbo de biopic clásica. Más allá de algunas verdades históricas (como la obsesión de Duchamp por el ajedrez), el guión – que va y viene en el tiempo – lo muestra “luchando” con una tostada quemada en el desayuno, bebiendo, escuchando tangos, durmiendo o compartiendo conversaciones con su compañera y musa Yvonne Chastel (Malena Sánchez).

Estrenada en noviembre del año pasado, se volvió en una gran opción para disfrutar este verano.

×