Publicidad Cerrar X
General

Todo lo que necesitás para armar un buen Diario de Viaje

Te compartimos los elementos que no pueden faltar en tu cuaderno y los lugares que venden los diarios de viaje más lindos.

Viajar es un hecho único, apasionante que se plasma en la memoria hasta el final de los días. Dicen que se hace 3 veces el mismo viaje: en la planificación, en el viaje en sí y en los recuerdos. ¿Y qué mejor que ayudar a esta última etapa armando un increíble diario o cuaderno viajero? 

Escribir no es para todos. Hay quienes recuerdan a través de los ojos, quienes rememoran todo lo que olieron y escucharon, pero muchos otros creen que no hay mejor forma de recordar que a través de las palabras. Tomar nota de cada detalle, cada anécdota, cada camino… Mostrar los lugares que se fueron recorriendo en un mapa, las personas que fueron conociendo, los museos u obras de teatro que visitaron. No hay sensación más linda que abrir ese cuaderno, años más tarde, y revivir las caminatas por las callecitas de piedra, el descanso refrescante a los pies de una fuente, las situaciones más graciosas y los espectáculos inolvidables. Rememorar con fotos, con descripciones y objetos que fueron claves en ese recorrido. 

El diario de viaje también tiene 3 momentos: su preparación (se puede comprar o hacer uno propio, tematizado), su escritura (esto ocurre preferentemente a medida que se viaja, en los ratitos libres) y su relectura, una y otra y otra vez. Cada etapa es especial lo que hace a su contenido súper valioso. El diario puede conservarse en una estantería propia, para leer cada tanto, o puede regalarse a quien recorrió el mundo junto a nosotros. Y lo más probable – y deseable – es que se conserve para siempre.

Todo diario de viaje tiene que tener:

1. Un cuaderno: es esencial que sea cómodo, ya que probablemente haya que cargarlo durante el día. Hay quienes prefieren cuadernos anillados, y otros optan por aquellos con lomo. Algunos incluso arman sus cuadernos al estilo carpeta de colegio: le colocan espirales para agregarle o quitarle hojas según la cantidad que escriban. ¡Es una buena idea para cuidar el medio ambiente! Muchos cuadernos de viaje vienen forrados con mapas, para redundar su naturaleza. Puede escribirse una frase sobre el mapa, o titular el cuaderno con el nombre del lugar que se visitó: algún país/ ciudad en particular o un continente, en el caso de que hayan sido varios. La tapa también puede dejarse para el final, y decorarla con fotografías tomadas durante el viaje, tickets o los mapas auténticos del lugar. 

2. Algo para escribir: puede ser una lapicera (todos tenemos una marca preferida) o algo más “profesional” como una pluma o una microfibra. Lo importante es sentirse cómodo con él y llevar más de uno por si se termina. ¡No hay nada más feo que cambiar de color en la mitad del cuaderno!

3. Un sobre: puede ser uno de papel pegado en algún lugar del cuaderno o sobres de plástico que se acoplan al cuaderno como una hoja más. Son muy útiles para guardar los papelitos que se van acumulando en el viaje: tickets de medios de transporte, entradas de cine, teatro o museos, mapas, cartas, postales y otras cosas que se vayan adquiriendo en el viaje y no se quieran pegar en las hojas.

4. Tijera y voligoma o abrochadora: no hay nada más lindo que un cuaderno rebozante de color y papeles. Atrae la atención de los ojos y sirve como pistas para encontrar los pasajes que se estén buscando con más facilidad. Ojo: ¡estos tres elementos no pueden llevarse en el bolso de mano del avión!

5. Colores: llevar un par de lápices, marcadores, resaltadores o lapiceras de colores no molesta nada y puede venir bárbaro. Un diario de viaje monótono no invita a la lectura y se va a llenar de polvo en la estantería. En cambio, uno con colores que resaltan los títulos y con dibujos coloreados es mucho más atractivo.

6. Un señalador: es clave para marcar dónde quedó la última escritura. Puede ser una cinta, una trencita hecha de hilos de colores, o algo más potente como un papel con una frase o una foto. También puede hacerse una vez terminado el viaje con alguna imagen que fue significante.

7. Un mapa: del mundo o del país que se estará visitando. Está bueno marcar el camino que se realizó o las ciudades que se visitó. 

Decorar un cuaderno propio es siempre más especial. Forrarlo con recuerdos del viaje, colocar el sobre donde mejor resulte o incluso agregarle un separador de secciones puede quedar genial. Esta elaboración debería realizarse en la etapa de preparación del viaje. Pero muchas veces no se dispone de ese tiempo… ¡eso no es un problema! Hay librerías y lugares que se encargan de preparar cuadernos de viaje divinos, ya terminados, para los viajeros amantes de la escritura.

FLORENCE LIVRES

Contacto: FacebookPágina web. (+ Tienda online)

2. VOLPINO

Contacto: FacebookPágina web. (+ Tienda Online)

×