Publicidad Bajar al sitio
Cine y Series

Temporada de resurrección

La última tendencia en el mundo televisivo son las series resucitadas. Viejos éxitos con una base de fans fieles y productos de calidad que sufrieron la tiranía del rating, ahora todas tienen una segunda oportunidad.

 

Por Sandra Martínez

A veces cuesta decir adiós. Y con las series, quizás, eso sea particularmente cierto. Hay algo extraño en el último capítulo de una serie, el vacío de la ausencia de esos personajes con los que construimos durante años una relación, esa idea de que hasta ahí llegamos como espectadores pero que los personajes siguen con sus vidas, mundo secreto que nos está vedado y que genera ansias de más. Cuando un programa es especialmente exitoso, esa sensación se vuelve más fuerte. Así comenzó a aparecer el llamado “universo ampliado”, que a través de otros formatos nos cuentan esas historias secretas que ocurrieron antes, después o durante la trama que vimos en la pantalla.

Pero ahora esos regresos ya no son sólo en forma de novelas, comics o películas. Las cadenas televisivas están revolviendo las tumbas para traer de regreso algunos grandes éxitos que descansaban en paz, mientras que los servicios de streaming on line toman la posta, rescatando shows de buena calidad que sufrieron el hachazo dictatorial del rating. Twin Peaks, The X Files y Héroes son algunos de los títulos que muy pronto conformarán la nueva TV Zombie.

Whovians Forever
En principio hay que diferenciar las series resucitadas de las remakes, que simplemente vuelven a contar con más o menos fidelidad la trama original. En algunas casos buscan adaptar el contexto para volverlo atractivo a un nuevo público, como ocurrió con Metástasis, la versión latinoamericana de Breaking Bad, con Ugly Betty, que recorrió el camino contrario partiendo de la novela colombiana Betty la fea para convertirse en una serie producida por la cadena ABC o las versiones estadounidense e inglesa de The Office, de Shameless y de Being Human. En otros casos se busca darle a la trama una ambientación contemporánea, como V Invasión Extratrerrestre o Hawaii 5-0, con la esperanza de captar nuevas generaciones y, al mismo tiempo, apelar a la nostalgia de los viejos espectadores.

Pero resucitar una serie es algo diferente. Se trata de distinguir los productos que, pese a haber emitido hace años su último episodio, de alguna forma permanecieron vigentes y activos entre los fans, con status de culto y un ansia nunca satisfecha de nuevo material.

La precursora de las resurrecciones televisivas fue la inglesa Doctor Who. Tras 26 temporadas que arrancaron en 1963, la serie fue cancelada en 1989, con los números de su rating en baja. Pero lejos de caer en el olvido, su presencia fue continua a través de comics, especiales y series animadas, que sumados a la buena venta de los sets de DVD de las viejas temporadas animaron a la BCC a realizar el postergado relanzamiento de la serie. Se concretó en 2005, convirtiéndose automáticamente en nuevo hit. Claro que las bizarras aventuras del viajero del tiempo y el espacio tenían condiciones especiales para que su resurrección diera buenos resultados. Fundamentalmente las regeneraciones del Doctor, que lo llevan a reencarnar en un nuevo cuerpo en intervalos regulares. Esta vuelta de tuerca, inicialmente creada para zafar de un contrato leonino con el actor principal, determina que virtualmente la serie pueda producirse eternamente sin cambiar su protagonista. A eso se suma que la serie fue en sus inicios lo suficientemente avant garde como para llegar a nuestros tiempos sin perder nada de su encanto. Pero más allá de esas particularidades, Doctor Who sigue siendo un éxito porque está bien escrita y porque logró reimaginar la historia de una forma atractiva para los nuevos seguidores, sin desperdiciar el factor nostálgico y la riqueza de varias décadas de continuidad.

Como ejemplo de todo lo contrario se encuentra Dallas. El gran drama de los años 80 protagonizado por la familia de ricachones petroleros Ewing tuvo un revival en 2012, con los hijos de J.R y su hermano Bobby, apenas unos niños en la original, ahora adultos e igual de enroscados que sus progenitores. Pero sin el estilo camp ochentoso de la original, el buen rating que tuvo la primera temporada se fue desinflando progresivamente, hasta su cancelación al cierre de la tercera temporada.

Por el poder de Netflix
Más allá de los primeros casos aislados, en el último año se desató un verdadero furor por los regresos de la tumba de series clásicas… y no tanto. Como suele ocurrir últimamente, cuando se trata de contenidos televisivos, Netflix lidera la tendencia. Fueron los que se animaron a dar el primer paso cuando anunciaron que producirían una nueva temporada de
Arrested Development. La sitcom sobre la familia Bluth se mantuvo durante años entre las más vistas de la plataforma de streaming on line popular, gracias a una siempre creciente y fervorosa base de fans, que animó a la empresa a producir una nueva temporada a más de seis años de que la serie fuera cancelada.

La experiencia positiva los llevó a continuar en esa línea de trabajo, rescatando a The Killing del final trunco que le diera AMC con su repentina cancelación por falta de rating, completando la historia con una cuarta temporada de seis capítulos. El mismo camino seguirá Longmire, un drama criminal abandonado por A&E y que los ejecutivos de Netflix decidieron rescatar en favor de la gran calidad del show.

Mientras tanto, la competencia se suma a la ola y mientras Hulu rescató la muy elogiada comedia The Mindy Proyect, Amazon Prime hizo lo propio con Ripper Street, previamente descartada por la BBC tras su segunda temporada.

Estas decisiones convirtieron a estas empresas en la nuevas patronas de las causas imposibles televisivas, con los fans volviendo sus miradas esperanzadas cada vez que un buen show es cancelado. También se abrieron innumerables encuestas a lo largo de internet, donde la gente opina qué shows deberían ser los próximos en obtener un revival, con Firefly de Josh Whedon y Torchwood a la cabeza. Y ahora las posibilidades parecen cada vez mayores.

Reviviendo a Laura Palmer
Entre todos los proyectos de retorno que se anunciaron en el último año, ninguno generó tanto entusiasmo y polémica como Twin Peaks. La serie creada por David Lynch y Mark Frost en los noventas es ya un clásico con todas las de la ley, con nuevos y jóvenes espectadores que descubren maravillados la historia de Laura Palmer, y eventos donde los fans se juntan a discutir sus personajes favoritos mientras toman café negro como la noche y comen pastel de cereza. Cuando comenzaron los rumores sobre una posible tercera temporada, la noticia corrió como un reguero de pólvora por internet, con gran entusiasmo al ver que el mismísimo David Lynch participaba de las negociaciones con la cadena Showtime.

El historial de esta producción es casi una telenovela en sí misma. A comienzos de este año Lynch anunció que se desvinculaba del proyecto por razones económicas. Desde Showtime, a su vez, se declararon muy apenados por la decisión del director, pero dispuestos a seguir adelante con el relanzamiento. Ahí fue donde aparecieron los resquemores del elenco original, menos predispuestos a involucrarse en ausencia del creador original. Finalmente se cerró un acuerdo, con Lynch y Frost al mando y Twin Peaks Temporada 3 comenzó a grabarse en septiembre. Las locaciones clásicas del estado de Washington, recibieron un peregrinaje de fans deseosos de espiar las nuevas escenas, al punto que los creadores salieron a pedir discreción para que no se filtren los detalles del rodaje. La producción, por su parte, está envuelta en el universo del top secret y, aunque se espera el retorno de la mayor parte del elenco original, por ahora sólo está confirmada la indispensable presencia de Kyle MacLachlan en el rol del agente Cooper.

¿Qué se puede esperar de este anticipado regreso? Twin Peaks siempre tuvo un aire atemporal, con sus icónicos looks que la anclan a los años 90 pero al mismo tiempo remiten a los 40 y 50, algo que puede favorecerla en esta nueva etapa. Pero aunque hay mucha fe en un retorno de calidad, no son pocos los que recuerdan el decepcionante final de la segunda temporada, cuanto todo comenzó a ir cuesta abajo tras la resolución del asesinato de Laura. La realidad es que tanto Lynch como Frost aseguran que ABC -la cadena que produjo la serie en aquel momento- los presionó contra su voluntad para revelar la identidad del asesino y que eso repercutió en la calidad de los episodios restantes. Este puede ser entonces, su momento de redención.

We want to belive
La creencia popular indica que los fandoms relacionados con la ciencia ficción y la fantasía son los más abiertos a este tipo de resurrecciones. Por eso no extraña que The X Files sea otro de los retornos planificados para el corto plazo. Mulder y Sculli ya habían regresado tras el final de la serie en dos películas que no funcionaron desde ningún punto de vista. Fue considerada un fracaso por su vano intento de complacer a los fans de la serie y tampoco logró atraer un público más amplio para lograr el objetivo comercial.

Pese a todo, el gran anuncio de Fox en su evento de presentación de programación de este año fue el retorno de la pareja de agentes del FBI, con su creador Chris Carter y los protagonistas, David Duchovny y Gillian Anderson, presentes para confirmar su compromiso con el proyecto. Aunque poco se sabe sobre el guión de la nueva miniserie, que contará con seis capítulos, prometen resolver algunos cabos sueltos de la serie. Pero el dato más importante revelado hasta el momento es que Mulder y Sculli, que estaban juntos al final de la última película, no estarán en pareja en esta nueva etapa.

Fox también está en tratativas para revivir otro de sus grandes éxitos, Prison Break. Los seguidores de los hermanos Scofield se muestran bastante excépticos, y no es para menos, teniendo en cuenta el final de la serie (del que no daremos más detalles para evitar los spoilers). Sin embargo, desde la cadena aseguran el giro que tienen planeado para esta mini serie autoconclusiva dejará a todos conformes. Gran parte del elenco original se sumaría para estos diez nuevos episodios, de los cuales el primero contará con guión del creador de Prison Break, Paul Scheuring.

Mientras tanto, NBC estrena el 24 de septiembre la nueva etapa de otro show fantástico: Heroes, la historia de gente común que de pronto descubre que tiene superpoderes, vuelve con el nombre de Heroes Reborn (Héroes renacidos). La primera etapa de la serie se emitió entre 2006 y 2010. Arrancó con una buena base de seguidores que, a partir de la segunda temporada, se fueron desencantando y abandonado el programa. En el último capítulo de Heroes, Claire Bennet revela a la prensa sus poderes, buscando la integración entre seres humanos y Evos, aquellos con dones especiales. Sin embargo, el “volumen 6” nunca tuvo luz verde y ahora la actriz Hayden Panettiere, que daba vida a Claire, es la protagonista de la serie sobre el mundo de la música country, Nashville. Por eso Heroes Reborn pega un salto temporal, y arranca tras una explosión que mató a miles de personas, incluyendo a Claire. Son pocos los personajes que se mantienen de las primeras temporadas, pero quizás la renovación sea la clave para que la serie vuelva a funcionar.

Con una mezcla de marketing -vender nuevo merchandising es una parte importante de la ecuación en muchos casos-, nostalgia y estancamiento creativo, muchas de nuestras series favoritas estarán muy pronto de regreso. Si es algo para festejar o no, está por verse.

×