Publicidad Cerrar X
Zoom Restós

Tegui

A cinco años de su nacimiento, el restaurante de Germán Martitegui brilla con su merecida consagración.

Por Cecilia Boullosa

Recién pasados los cinco años puede decirse que un restaurante está consolidado, que no es producto de una moda -que como llegó puede irse- si no que es un lugar que tiene un nombre reconocido y una amalgama exitosa de ambiente, cocina y precio/calidad que hace que la gente coma y vuelva. Eso es lo que suele afirmar Germán Martitegui, un chef con credenciales internacionales, cuya figura se acaba de convertir en masiva gracias a su participación como jurado súper exigente en el reality MasterChef. Como Tegui acaba de cumplir cinco años, nos pareció un buen momento para revisitarlo. ¿Qué encontramos? Una conjunción de factores que complotan para que uno, inevitablemente, la pase bien. Servicio súper atento, que sabe lo que ofrece y recomienda con tino. Los platos son la representación más fiel de lo que se entiende por cocina argentina moderna: ingeniosos, delicados, atractivos. Apenas seis entradas, cinco principales y cinco variantes dulces. Riquísimo el pulpo y el consomé de pato con paté de su hígado entre los entrantes, y el cordero cocido 24 horas con yogur de tomillo, berenjena confitada y tomillo quemado entre los platos fuertes. O la perdiz de campo con humita, ají amarillo e higos. El postre con chocolate y dulce de leche es el XXX de los postres: escandaloso. Cada dos o tres semanas la carta se renueva. Los precios parten de los $300 por persona hasta lo que uno pueda/quiera/se anime. No hay límites. Confirmado: a un lustro de su nacimiento, Tegui goza de muy buena salud.

×