Publicidad Bajar al sitio
Territorios

Siempre de pie

La revista Hecho en Buenos Aires cumple 15 años y festeja el extraordinario camino recorrido. Periodismo, arte y cultura para el cambio social.

Por María Luján Torralba
Fotos: Gentileza Hecho en Buenos Aires

Otra forma de entender la sociedad. Hecho en Buenos Aires es mucho más que la combinación de periodismo e inclusión social, es un proyecto inmenso que aspira a un cambio y, lo mejor de todo, es que lo logra. Una revista y un vendedor en situación de calle que se queda con el 70 por ciento del precio de tapa. La fórmula parece sencilla y lo es, pero detrás de ella, se entraman valores profundos y trabajo duro que lograron que 15 años después de su creación, Hecho en Buenos Aires celebre la continuidad de un sueño convertido en realidad.

Hace un tiempo atrás cuando la sociedad argentina aún vivía en el 1 a 1, los transeúntes de la Ciudad de Buenos Aires comenzaron a ver en algunas esquinas y en subtes, a unos hombres y mujeres que vendían una revista impresa a color con un artista reconocido en tapa. Pocos conocían de qué se trataba pero muchos fueron los que se interesaron en sus contenidos culturales y en la propuesta que el vendedor o vendedora les contaba. Pasaron muchas tapas, ejemplares, vendedores y lectores, y Hecho siguió en pie, creciendo hasta el día de hoy que sopla las velitas orgullosa del trayecto recorrido.

“Vender y comprar la revista  hace que el proyecto que, además de generar masa crítica y capital social, genere interacción entre clases. No sólo es inclusión social porque distribuimos el ingreso de forma equitativa, también es inclusión de gente que se impregna de un producto cultural. Y la sociedad, por su parte, conoce a personas que de otra forma nunca hubiera conocido porque el vínculo que se genera vendiendo un producto periodístico no es el mismo que se genera vendiendo pañuelitos”, comenta Patricia Merkin, editora, directora y alma mater de Hecho en Buenos Aires. Además, explica que es entre todos los que de alguna manera forman parte de HBA quienes producen este enriquecimiento a nivel social.

“15 años no es nada en el mar de excluidos que representa Argentina, Latinoamérica y el mundo, pero por lo menos hemos llegado hasta aquí. Hemos marcado un camino y hemos innovado dentro de un sistema que demostró no poder con la exclusión”, dice Patricia quien ya tenía ciertas inquietudes vinculadas a empresas sociales y el valor de la vida hasta que llegó a ella Big Issue, la revista de la calle inglesa. Fue a partir de ese momento que comenzó esta travesía denominada Hecho en Buenos Aires que forma parte de la Red Internacional de Publicaciones de la Calle (International Network of Street Papers). “Este tipo de revistas es muy valioso y extraordinario. Hoy somos más de 125 publicaciones en el mundo. Todas funcionan, se preocupan, mueven y el impacto es brutal.”

Hecho en Buenos Aires no es un debate sobre la exclusión, sino que es una estrategia concreta, directa y eficaz. Es pragmática y práctica porque además de ofrecer trabajo a quien no lo tiene, su sede dispone talleres gratuitos de arte, escritura y yoga, servicio de duchas y ropería para los vendedores y personas en situación de calle, asistencia para trámites y servicio social. Hecho en Buenos Aires es una empresa social que ayuda a los vendedores y a sus familias a completar un circuito integral de inclusión.

Hecho en Buenos AiresComo en casa
Cálida y acogedora, la sede de la revista es un espacio que respira una energía peculiar. Allí, los vendedores se sienten como en sus hogares y tienen un gran sentido de pertenencia a ella. El edificio ubicado en la calle San Juan, otorgado en comodato por 20 años luego de una ardua lucha por conseguirlo, es un refugio pensado para que todos estén cómodos. Patricia cuenta: “La sede está acondicionada con un criterio. Somos una organización que piensa ofrecer lo mejor para los que siempre tuvieron lo peor. No queremos reproducir el sistema de ‘para los pobres cosas de pobres’. Si hablamos de integración vamos a hablar concretamente. Este es un lugar seguro, agradable, calentito, hay onda. Está pensado así, es parte de la política.”

Victoria Niborsky, coordinadora operativa de HBA, comenta que desde la organización tratan de que el vendedor tenga una proyección, algo que se pierde cuando se vive en la calle. Cuando el vendedor ingresa al proyecto, por lo general, tiene una dificultad muy grande para poyectarse, vive el día a día. “Tratamos de crear un horizonte”, afirma. Por su parte, Patricia remarca: “Este trabajo es por momentos lento porque el sistema no permite que sea más ágil. No permite que se
ayude a más gente. Siempre insistimos en la idea de asistencialismo vs. trabajo, autonomía, independencia personal, libertad de elección. Trabajamos en esos vértices.”

Johnatan Aguirre, alias Morrón, es vendedor de HBA desde hace 13 años con intermitencias. Reconoce que su cambio personal fue paulatino pero que hoy está orgulloso de sus logros. “Como vendedor fui mejorando cada día un poco más. Me fui ocupando en el sentido de lograr mejores ventas. Me gusta trabajar, le fui poniendo pilas. Aprendí que a la gente hay que tratarla bien aunque te ignoren, que muchos salen de sus trabajos y no tienen ganas de escucharte, así que trato de hablarles mejor y tenerles más paciencia. Me siento más sociable, antes era más cerrado, siempre pensaba mal de la gente”, confiesa el joven que es vendedor de la revista desde que tenía 19 años.

“Cada vendedor trae consigo una historia fuerte y distinta. Pero todo el grupo de vendedores hace una comunidad. Entre ellos tejen relaciones. Se forman cosas muy interesantes.  Se genera mucha vinculación. Muchos vendedores vienen con la autoestima muy baja. Uno de los objetivos de la revista es poder visibilizar algo que la sociedad a invisibilizado completamente que es la gente en situación de calle. No son problemáticas individuales, sino que tiene que ver con un contexto puntual que vive el país. Intentamos equilibrar, la esperanza por un lado y la realidad por el otro. Si perdemos toda la esperanza estamos medio al horno”, concluye Victoria.

Dulces 15
Motivos de festejo: En estos 15 años, la revista publicó 180 ediciones, trabajó junto a más de 3.700 personas en situación de calle, y con ellos lograron vender más de 3.250.000 ejemplares. Entre julio 2009 y noviembre 2012, unos 24 vendedores comenzaron emprendimientos propios, doce regresaron a sus provincias, 20 participaron de muestras en el marco de Arte Hecho en Bs. As. En 2013, participaron de los talleres creativos y de formación más de 1200 personas; accedieron a los servicios sociales unas 1100 personas, 362 personas tramitaron sus DNI y fueron asesoradas o derivadas a otros servicios sociales existentes.

Para celebrar HBA invita a lectores, amigos, colaboradores, periodistas y vendedores a pasar por Plataforma, la muestra colectiva de los artistas del taller de arte que consta de obra pictórica, escultura, fotografía y poesía visual.

Periodismo, cultura y acción social. Hecho en Buenos Aires es una fusión de cosas positivas que vale la pena festejar, porque como dice Bernardo Kliksberg en Más ética, más desarrollo: “La creación de espacios culturales asequibles a los sectores desfavorecidos y estimulados especialmente, posibilita la creación de canales de integración inéditos”.

Sede Hecho en Buenos Aires
Av, San Juan 21. Portón azul/2ª x escalera. Ciudad de Buenos Aires
Tel: 00 54 11 4361 7773
www.hechoenbsas.net

×