Publicidad Bajar al sitio
Columnistas

Si no se toca, no se mira

Tendencias, modas, tips extravagantes de última hora. Un argentino viviendo en la corte del Tío Sam desde los años 90.

Por Javier Andrade (desde Los Angeles)

Se termina el año en que se puso de moda, o mejor, se oficializó, el concepto “segunda pantalla”. En el mundo del deporte, del entretenimiento, de la TV en general, el fenómeno de la segunda pantalla es la vaca lechera, el carbón de los trenes en 1800.

Sin segunda pantalla no hay TV, porque nadie quiere estar solo en este mundo, y si lo está, no necesita enterarse de esa soledad porque para eso están las redes sociales y los telefonitos “inteligentes”.

Mirar un partido, una serie, una novela o un programa político es diferente cuando del otro lado hay alguien que corrobora lo que escribís, o lo contradice. No hace falta verle la cara a esa persona, con imaginarla basta.

Para quienes venden contenido televisivo, es fundamental apuntarle marketineramente a ese concepto, al Nunca más verás un partido solo. Tanto así que 2013 cierra con los exagerados de siempre, que ya se están preguntando cuál es la verdadera segunda pantalla.

¿Es el telefonito? ¿Es la tableta? ¿O la segunda pantalla, hoy en día, es la tele? Un reciente panel de Medios Digitales realizado en Los Ángeles plantea un futuro cercano en que todo sucederá en una sola pantalla: lo táctil, lo interactivo y el contenido televisivo formal. Algunos lo niegan. Pero son muchos los que piensan que la tele está perdiendo su lugar de primera pantalla.

Por ahora, la tableta puede ser control remoto, pero nadie quiere tocar la pantalla de TV, o sea que la convivencia de ambos mundos estaría garantizada por un tiempo más. La conclusión es que, como siempre, todo depende de los consumidores. La gente quiere poder controlar su TV, no dejar los dedos marcados en la pantalla. Para eso está la segunda pantalla. O la primera, según quién opine.

Lo concreto es que los comportamientos sociales están cambiando al ritmo de las redes. Al respecto, hace poco ESPN dio a conocer ciertas estadísticas digitales muy llamativas. El gigante de la TV deportiva de los Estados Unidos reconoció que en septiembre 2013, por primera vez en la historia de su multiplataforma digital informativa, más usuarios accedieron a data a través del celular que de la computadora. Fueron 47 millones versus 46 millones de lo que se llama Unique Visitors.

Como contrapunto, salvaguardando el honor de la “vieja escuela”, a la hora de ver videos de ESPN, la gente sigue prefiriendo verlos en la compu. De los 326 millones de clics a sus videos, la gran mayoría, un 77 por ciento, se vio en computadoras. Sólo el 16 por ciento de los videos se vieron en teléfonos, pero en este aspecto presumen que, obviamente, es cuestión de tiempo.

A todo esto, el lanzamiento de la PS4, cargada de aplicaciones -ahora con 11 de entretenimientos y deportes y la promesa de muchas más a ser agregadas en poco tiempo- representa otra arista en la lucha de las pantallas. Sumando las que ya estaban disponibles en la versión PS3 y lo nuevo, ahora Sony, en su lucha con Xbox, quiere posicionar el PlayStation 4 como algo más que una plataforma de juegos, en la que conviven otras formas de entretenimiento.

Para eso, la aplicación PlayStation para teléfono permitirá que la famosa segunda pantalla amplíe la experiencia del Gamer, que desde el 15 de noviembre (fin de mes en Sudamérica) dispondrá en USA de Netflix, Instant Video, Hulu Plus, Redbox, Instant Vudu, Yupp TV, Crackle, Crunchyroll, Epix, NBA Game Time y NHL Gamecenter.

En esta era en que TV es YouTube, los creadores de contenido, a partir de las estadísticas, pueden ver dónde la gente salta los avisos, qué avisos salta, qué escenas repite una y mil veces, y en qué escenas decide concluir el clip. Hoy, las estadísticas de YouTube y las de otras plataformas permiten identificar tendencias, imaginar negocios y proyectar ganancias. Todo se sabe: si los videos son muy largos; si la gente solo mira un minuto; si realmente llega al final de los videos ofrecidos. Es la era de los metrics, la de las estadísticas y los análisis. Adrián Paenza la mira por TV. O quizás en la segunda pantalla.

×