Publicidad Bajar al sitio
General

Seattle mandó a limpiar una pared con chicles de hace 20 años

Empleados municipales de Seattle pusieron fin al muro de los chicles, uno de los hitos turísiticos más importantes de esa ciudad estadounidense. 

Empleados municipales de Seattle pusieron fin al muro de los chicles, uno de los hitos turísiticos más importantes de esa ciudad estadounidense. En estos 20 años, turistas y vecinos cubrieron con goma de mascar las paredes de Pike Place Market.

Lo que comenzó como algo tonto se transformó casi en un rito que, finalmente, sucumbió ante el poder de un grupo de personas que arrasó con todo rastro de esa pegajosa golosina con potentes hidrolavadoras. Una de las fundadoras explicó que la costumbre de utilizar esa pared para dejar las gomas de mascar usadas comenzó en 1991.

El paso del tiempo y la cantidad de chicles pegados desató una debacle: en el último verano, las altas temperaturas derritieron gran parte de esa masa y la zona se volvió intransitable.

¡Medio asqueroso todo!

×