Publicidad Bajar al sitio
Autos

Renovación y vanguardia

El nuevo Mondeo llega desde México con una relación precio producto muy competitiva, con un objetivo claro: transformarse en el nuevo referente de su segmento.

Luego de los varios anticipos oficiales, el Ford Mondeo de nueva generación fue presentado en el mercado argentino, donde ya está a la venta. En nuestro caso, las unidades destinadas al país son producidas en la planta mexicana de Hermosillo. Conocido en otros países con la denominación Fusion, este sedán global (en algunos países también ofrece carrocerías de cinco puertas y familiar) es un digno representante de la última actualización del Kinetic Design, marca registrada de Ford. En el interior cuenta con plásticos soft y un panel de a bordo que incluye tablero analógico y digital (para las funciones del ordenador y el cuentavueltas, entre otras), junto con una pantalla táctil de 8 pulgadas para la central multimedia.

Hay dos motores nafteros, siendo la estrella máxima el 2.0 EcoBoost (inyección directa, distribución variable y turbo) con 240 CV y 34,3 kgm de torque, destinado para las versiones SE y Titanium. La primera también ofrece el 2.5 Duratec IVCT (distribución variable) con 170 CV y 23,2 kgm de torque. La caja común es la automática SelectShift con seis marchas, modo Sport y levas en el volante (con el EcoBoost).

En cuanto a las dimensiones, ostenta una longitud de 4,87 metros, un ancho -con espejos- de 2,12 y una altura de 1,48. La distancia entre ambos ejes es de 2,85 m, mientras que el baúl cuenta con un volumen de 514 litros y el tanque admite 62 litros de combustible.


El nuevo Mondeo se caracteriza por incluir algunos nuevos ítems de equipamiento. Uno de ellos es el sistema de mantenimiento de carril, que genera avisos al conductor y, si es necesario, hasta “toma las riendas” del vehículo, ya que corrige la dirección. Otro de los sistemas adoptados son los cinturones traseros inflables, lo cual suma protección para los pasajeros que viajan en los asientos laterales de esas plazas. También cuenta con el Easy Entry, encargado de desplazar la butaca del conductor para mejorar el acceso y la salida, mientras que un código numérico en el parante central permite destrabar las puertas sin necesidad de contar con la llave. A todo eso suma las luces altas automáticas, el sistema de estacionamiento semi-automático (realiza la maniobra) y el detector de fatiga.

 
Tecnología global
Este flamante modelo se dio a conocer originalmente en el Salón de Detroit en 2012, para Estados Unidos, bajo la denominación Fusión, y desde entonces son muchos los que lo estaban esperando.  Ahora, finalmente, llega el Mondeo 2015 y lo hace cumpliendo con las expectativas en cuanto a tecnología y calidad se refiere. Con su gran longitud, las primeras maniobras parecen complicadas por tamaño, pero gracias a una dirección muy bien asistida se puede estacionar sin problemas, inclusive en lugares ajustados. En su interior sobresalen un cuadro de dos relojes digitales, moderno y bien ordenado. Además, en la consola central, aparece una enorme pantalla para manejar las funciones de climatización, sonido, navegación y conectividad. Todo con una facilidad pasmosa, gráficos generosos y muy alto nivel de practicidad. En estas cuestiones modernas, Ford está poniendo mucho esmero, incluso por encima de sus rivales,

El comportamiento dinámico es de primera, con un buen balance entre confort de marcha para ciudad y aplomo para la ruta. Es un auto que invita a viajar y que nos transmite las irregularidades del pavimento. En la respuesta de la dirección, este Mondeo sigue teniendo la receta maestra entre las marcas generalistas.


También mejoró considerablemente el aspecto visual, con un diseño que se basa en la receta del nuevo Kinetic, pero a la que se le nota una fuerte inspiración en los británicos Aston Martin, sobre todo en lo que se refiere a la parrilla y a la línea de cintura y nervaduras que recorren todo el lateral.

En definitiva, el nuevo Ford Mondeo ha ganado en imagen, comportamiento, tecnología y equipamiento de seguridad. Lo que uno debería esperar cuando una marca decide renovar un modelo tan icónico como éste.

×