Publicidad Bajar al sitio
Gastronomía

Raíz 2014

Este fin de semana llega la segunda edición del festival gastronómico de Tecnópolis.

Por Sandra Martínez

La tormenta del mediodía parecía haber aguado la fiesta gastronómica de Tecnópolis. Pero casi milagrosamente, para las tres de la tarde el sol brillaba radiante como si ninguna lluvia hubiera sembrado dudas unas pocas horas antes, y Raiz ya recibía a sus primeros visitantes, lista para un fin de semana dedicado a los sabores argentinos.

A grandes rasgos tal vez pueda decirse que la Feria mermó en variedad gastronómica, pero conserva los precios accesibles que permiten probar varias opciones sin gastar una fortuna, y sin dudas ganó en el aspecto visual. Los puestos están más lindos con nunca, con una estética moderna y alegre y una distribución más clara y más cómoda a la hora de hacer el recorrido por el enorme predio de Tecnópolis. Un buen ejemplo es el sector de las Siete Regiones, engalanado con bandines de tela estampados en patriótico celeste y blanco. A diferencia de otros sectores de la feria, aquí hay una caja única donde se abona el plato elegido, que luego se retira por el stand elegido. La propuesta recorre el país de norte a sur con productos típicos y preparaciones clásicas y modernas, y allí se pueden encontrar algunos de los platos más tentadores de esta edición de Raíz, como la abundante hamburguesa de búfalo con vegetales asados y barbacoa o la salchicha de conejo en pan de manteca de la zona pampeana ($35 cada uno).

Otra zona que seguramente será muy popular en este paseo familiar es la de comida argentina y del mundo, donde además de restaurantes de diferentes especialidades se encuentran los puestos de los participantes de Buscando al nuevo cocinero argentino y Master Chef. Más allá de cualquier cholulaje, uno de los platos que no se puede dejar de probar este año es la sopa de maní de Elba ($35). Rica y sustanciosa, basta una cucharada para entender por qué enamoró al jurado del programa. Unos puestos más allá, los cheesecake en frasquito de Marquesa ($30) son una excelente elección para el postre.

El patio latino invita a probar sabores y aromas de todo el continente, y es un buen lugar para encontrar platos pequeños y económicos que funcionen como entrada. Imperdibles las batatas fritas con una riquísima mayonesa casera de perejil en el puesto de Chochán ($20) y las croquetas de pollo con salsa agridulce de Don Charlone ($30). En el mismo sector, Barra Mundi es el lugar para agenciarse unos buenos tragos para acompañar la comida.

Una de las novedades más lindas es el Taller Siete Panes, una panadería cielo abierto donde se puede aprender a amasar diferentes tipos de pan, y Pipón, un sector especial para los más chicos, con clases de cocina especialmente pensadas para ellos. Un patio cervecero y otro dedicado a la cocina natural, un paseo de las flores, el infaltable sector de los fuegos, un completísimo mercado de productos y varios escenarios con clases  y shows musicales completan la oferta de esta segunda edición de Raiz. Pero sin duda uno de los grandes atractivos de este año será Antropomorfi, las jornadas donde antropólogos, cocineros, historiadores, periodistas y sociólogos encontrarán desde distintos puntos de vista la respuesta a una importante pregunta: ¿Existe la cocina argentina? La grilla completa con los temas y horarios de cada mesa de debate se pueden consultar en la web.

Hasta el domingo 2 de noviembre, de 12 a 23 en Tecnópolis, Raiz espera a las familias argentinas para celebrar lo mejor de nuestra gastronomía.

×