Entrevistas

Punk Not Dead

La chica Barbie de Bandana se reinventa una vez más, con un nuevo proyecto musical atravesado por el happy punk y el indie rock.

Por Melina Barrera y Sandra Martínez
Fotos:
Alejandra López
Producción: Andy Benegas

Llega puntual, relajada, con todo el tiempo del mundo para preguntas, producción y tomas de fotos. La anti-estrella tan difícil de encontrar. Primera buena señal. No toma té ni café, ya desayunó temprano. Madruga. Porque la mañana es su mejor momento, de respiraciones e inspiración, de ejercicios y naturaleza. Su banda, V (la ve de su nombre) que antes fue Virgin Pankes y que la tiene junto a su hermano como líder y compositora, tiene nuevo disco. Además, es la mala del musical Qitapenas, que sale por Telefe, y planea una gira musical por California, donde hará un docu-reality que saldrá por la MTV. De este y otros proyectos habla en esta nota en la que recorre toda su carrera (que empezó con Bandana, las Spice Girls criollas que no descartan ir por la revancha), para luego convertirse en la chica steampunk de nuestra tapa.

-Aceptaste posar para la producción de tapa con un look steampunk porque dijiste que tenías algo de punk, ¿cuál es ese costado tuyo?

Cuando salí de Bandana me sentí reflejada por el estilo y el mensaje del pop punk, que en realidad del punk original conserva muy poco porque no es tan desprolijo ni salvaje. Es más cercano al pop, y más comercial también, pero tiene este color agresivo de guitarras distorsionadas y el mensaje de rebeldía, de querer destruir paradigmas para construir algo nuevo.

-¿Bandana incluido?

-Cuando uno quiere construir algo nuevo, inevitablemente tiene que destruir lo anterior para darle espacio, y entonces sí, en ese sentido, todo lo que viene del pasado yo lo destruyo para poder hacer algo más. En ese momento estaba en una etapa en la que viajaba mucho y viví un año en California, rodeada del mundo de los deportes extremos.

Para leer la nota completa, hacé click aquí.