Publicidad Bajar al sitio
Zoom Restós

Puerto Rivero

Javier Urondo suma el toque gastronómico al recién inaugurado Museo Malvinas, en el ex predio de la ESMA.

Por Cecilia Boullosa
Fotos: Jazmín Arellano 

En 1966 y durante 36 horas, Puerto Argentino, en Malvinas, se llamó Puerto Rivero. Fue durante las 36 horas en que un grupo de militantes peronistas, luego de desviar un avión de Aerolíneas Argentinas, tomó la ciudad, en lo que lo se conoció como operación Cóndor. ¿Por qué Rivero? Porque así se llamaba un gaucho, Antonio Rivero, que en 1833 se había rebelado contra los colonos ingleses a puro coraje y facón. Mucho tiempo después de ambos sucesos, el chef Javier Urondo, hijo del poeta Paco Urondo, decidió llamar Puerto Rivero al bar que abrió dentro del recién inaugurado Museo Malvinas, en el predio de la ex-Esma. Luminoso y de líneas simples y blancas, sobre un ventanal se lee la frase “Memoria y soberanía”. El menú es simple, pero la mano de Urondo, dueño del emblemático bistró Urondo, se nota: “No tengo latas, no tengo aderezos comerciales, servimos un café excelente (Puerto Blest), cerveza artesanal Morante”. Entre las entradas, ricas las papas con salsa de cilantro y la ensalada de verdes con chorizo. Bondiola en dos cocciones diferentes, polenta con salteado de verduras y salsa de menta, hamburguesa con provoleta y panceta, entre los principales, todos a precios más que amables (rondan los $60). Budines y frutas en la sección dulce. No mucho más, por el momento. Todavía en período de ablande (abrió para la última Noche de los Museos), está claro que Puerto Rivero forma parte de un plan de salida más amplio, que involucra la reciente historia argentina. 

Libertador 8151, Núñez. 
Horario: martes a viernes, de 10 a 18. Sábados, domingos y feriados: de 12 a 20.
FB:/barpuertorivero

 

×