Publicidad Bajar al sitio
General

Prepará una comida navideña única

Desde los detalles de la ambientación hasta el regalo final, ¡te ayudamos a que seas el anfitrión más creativo de fin de año!

Fin de año es la época perfecta para los “festejos- excusa“; despedidas, fin de ciclos, reencuentros y, por supuesto, el festejo de los festejos: Navidad. Pero la Navidad no se reduce a la comida del 24 a la noche, y el brindis a las 00:00 hs. Navidad es la excusa perfecta para hacer la cantidad de comidas, festejos y reuniones que quieras. Con amigos, con familia, con los del trabajo, con los de la facultad, con los vecinos… Y, ¿por qué ser el organizador de alguna de ellas?

Ser anfitrión es difícil, costoso y hasta cansador. Pero tiene un beneficio incomparable: podés hacer las cosas como vos querés. Y no hay nada más lindo que no tener límitaciones más que tus propias ideas. Ser anfitrión te permite decorar, cocinar y, lo más satisfactorio de todo: sorprender. ¡Y no es necesario hacer grandes cosas para sorprender! Se lo puede lograr con una comida especial, con un gesto, un regalito, una canción, o simplemente con un momento inolvidable.

Te alentamos a que te animes, te pongas el delantal, abras tu imaginación y prepares una comida lindísima. ¿Un consejo? Pensá en cada uno de los invitados que vas a recibir. Cuánto más personal, más emocionante… En esta nota queremos guiarte con lo que es infaltable y aportar un par de ideas. Pero lo más especial, ese toque de color final, solo lo podés aportar vos.

AMBIENTACIÓN: LOS 5 SENTIDOS

Hay lugares a los que entrás y decis: “WOW”. Cruzás una puerta y te envuelve un mar de olores, colores y sonidos, todos coordinados para generar una sensación en particular. ¡Ese es el objetivo! Encontrar el hilo de la reunión, que puede ser un sentimiento como la gratitud o una temática como la luz. Y cada elemento debe responder a ese objetivo, para que todo junto genere ese “WOW” que todos buscamos. 

Para ello es importante encontrar la música perfecta, un olor en particular – puede ser con velas aromáticas, fragancias para espacios, sahumerios o el olorcito de la comida casera – y una unidad visual. Si eligen la luz, por ejemplo, es esencial el uso de velas o las lucesitas de navidad. ¡Y se pueden disponer de forma original! Con frascos, pelotitas blancas o de colores, flores o lo que más te guste. 

LA MESA NAVIDEÑA

Armar una linda mesa no es trabao fácil. La clave está en los detalles y en la disposición armónica de los elementos. Y, para esto último, no hay que olvidarse que a veces menos es más. Teniendo siempre en mente ese hilo conductor, la mesa debe tener su identidad propia. Si se optó por una navidad más clásica (verde y rojo), se puede jugar con las servilletas y armar sombreritos de Papa Noel, o conseguir botas rojas que hagan de portacubiertos. Pero también se puede salir del molde y jugar con otros colores y formas como por ejemplo, el beige o una estructura más moderna. ¡Nada está mal!

No hay que olvidarse de lo importante que es el tono personal. No hay nada más lindo que ir a un luagr y saber que pensaron en vos. Una idea original es ponerle nombre a los lugares, o prepararle un regalito especial a cada uno y colocarlo sobre el plato. Justamente no hay una receta para personalizar la mesa; el que conoce a los invitados lo puede deducir por sí solo.

LA COMIDA

Ya todos sabemos que la cocina es un ámbito de creatividad pura. Y no es necesario conocer todas las técnicas culinarias especiales para dominar este arte. Con buena predisposición, recetas simples y mucha decoración no hay nada que pueda salir mal. Con esa idea, ¿por qué no jugar con las formas?

Navidad es la fuente de la originalidad culinaria; en Internet sobran las recetas de galletitas con formas navideñas y postres simpáticos con muñecos de nieve o arbolitos de navidad. Lo que hay que hacer acá, en el hemisferio sur, es adaptar muchas de esas comidas preparadas en un clima invernal, en comidas frescas para una noche que puede regalarnos 30 °C. ¡Pero no hay nada imposible! Las ensaladas son la salvación para todo.

Y el postre es la frutillita de la torta. En él se pueden desplegar todos los talentos creativos. Muñecos de nieve hechos de Marshmellows, las casitas de Hansel y Gretel repletas de caramelos o postres más clásicos – brownies, galletitas o tortas – con un toque divertido. Se puede jugar con golosinas de colores, masapan y pastas con colorante. ¡A animarse!

SOUVENIR, SOUVENIR

Si están con un tiempito extra y son los que aman regalar, esta idea es lo más. ¿Se acuerdan de las bolsitas que se repartían en los cumpleaños infantiles? ¿Por qué reservalo solo para los más chicos? Los souvenirs o regalos que te llevás a tu casa pueden ser una excelente forma de alargar esa noche inolvidable. 

Ahora sí: a abrir la imaginación. El souvenir depende mucho del grupo de personas que esté invitado. Se puede decorar con un lindo paquete – acorde a la estética de la noche – o con uno más original, como por ejemplo, una sipática bolsita Papa Noel. Se puede regalar algo dulce y rico (esto lo suelen hacer las que están más cancheras con la cocina), algo útil y divertido o algo más simbólico. Está en la intención de cada uno.

×