Publicidad Bajar al sitio
Zoom Restós

Porta Chiusa

En una casa reciclada de Palermo se organizan una vez por mes animadas cenas “med-thai” donde la premisa es pasar un buen momento.

Por Cecilia Boullosa
Fotos: Facundo Manoukian

La intensidad de la música y el volumen de las risas van subiendo algunos tonos a medida que avanzan los pasos del menú degustación. Si algo distingue a Porta Chiusa de otros Puertas Cerradas es cierto clima festivo y animado -suele haber un DJ musicalizando y muestras de artistas jóvenes, del under- que mucho tiene que ver con el espíritu que le imprimen su anfitrión y chef, Daniel Scenna, y sus socios, la pareja compuesta por Leonardo Rodríguez y Leandro Belleti. Scenna trabaja en el hotel boutique Casa Chic y es el responsable del cátering Crème brûlée: lo suyo es la cocina para eventos y mover los hilos indicados para crear una atmósfera, en la que un montón de desconocidos enseguida comiencen a entrar en confianza y divertirse.

Con capacidad para 40 personas, las cenas se organizan una vez por mes en una casa de Palermo Hollywood, de esas que resultan engañosas: las que no dicen nada por afuera (una puerta, una escalera) y todo por dentro. Se trata de una casa reciclada con buen gusto, gracia y calidez. Un amplio salón con pisos de madera -hechos a partir de los cajones donde llegan los motores VW a la Argentina- una cocina súper moderna a la vista y, subiendo una escalera, una terraza con sillones, jacuzzi y una panorámica de la calle Honduras a pocos metros de las vías del tren.

Entre paso y paso, Scenna se anima a definir su cocina de una manera bastante extravagante: “Usamos productos muy argentinos: lomo, ñandú, ciervo, jabalí, en preparaciones que fusionan lo mediterráneo con el sudeste asiático. Diría que hacemos una cocina med-thai”. El menú suele tener entre cuatro y cinco pasos: por ejemplo, uno de los platos puede ser pinchos de ñandú acompañado de endivias, queso azul y almendras tostadas con aliño de mostaza de Dijon. Y otro: braseado de cerdo en reducción de cerveza negra, miel, chili, jengibre y ensalada thai. Los postres, en general, son chocolatosos: brownies, cakes húmedos con avellanas y frambuesas patagónicas.

Cada paso se acompaña con un vino de la sanrafaelina Finca El Nevado: excelente rosado de Tempranillo para el tapeo de bienvenida, Tocay para los entrantes y Malbec para los principales. Según cuenta Scenna, visitaron la finca de 75 hectáreas en Mendoza antes de decidirse por esta bodega joven y ambiciosa.

Porta Chiusa es un buen lugar para ir en grupos grandes, organizar cenas corporativas o llevar comitivas de turistas interesados en conocer un lado chic y desestructurado de la movida porteña. Música, buena comida, buena ubicación y un servicio atento y preocupado en hacer de cada cena, la mejor cena: la diversión está garantizada.

Datos últiles

www.portachiusa.blogpsot.com.ar / www.lacremebrulee.org
Reservas:
danielscenna@gmail.com 3670 2114
Precio: $300 (cinco pasos y maridaje con vinos de Finca El Nevado)
Abre una vez por mes.

×