Publicidad Cerrar X
Conocer

Por 8 pueblitos atractivos de Portugal

Exhibiendo la clásica arquitectura portuguesa y cientos de miles de años de historia, estos destinos son imperdibles si se quiere conocer lo más profundo y auténtico de Portugal.

Muchas veces, al planear un viaje a Europa se eligen los destinos más clásicos – París, Barcelona, Roma, Londres – y no se tiene en cuenta un país encantador que tiene muchísimo para ofrecer: Portugal. Diverso en su gente y en sus paisajes; con sus playas Mediterráneas y su escenario montañoso; con sus pueblos pintorescos y las ciudades más urbanas, la nación ibérica es un destino ideal para jóvenes aventureros.

Su capital, Lisboa, se está convirtiendo en «el nuevo Barcelona»; un destino que eligen los más jóvenes para vivir unos años de experiencias lejos de su ciudad natal. Pero no es lo único ni más atractivo de Portugal. El país costero está repleto de pueblos pintorescos y hermosos cada uno a su manera, rodeados de las vistas naturales más imponentes y de una arquitectura característica emanando una gran riqueza cultural. Les compartimos los 8 pueblitos elegidos, para que planifiquen un viaje directo al corazón de las tierras portuguesas:

  1. AVEIRO

Lo llaman «La Venecia de Portugal» por su hermoso entramado de canales que irrumpen en medio de la ciudad. Cada calle está alineada con excelentes ejemplo de la arquitectura portuguesa, desde casas mediterráneas hasta las fachadas con azulejos de distintos colores y patrones. Es un paraíso para caminar; atravesando puentes pequeños, patios y playas. Imperdible: la catedral de Aveiro, una obra maestra de la arquitectura barroca portuguesa.

2. ANGRA DO HEROÍSMO

Es uno de los principales asentamientos de los Azores; un grupo de nueve islas volcánicas en el Océano Atlántico, a 900 millas del continente. Los alrededores son idílicos, con colinas color verde brillante y grandes pasturas, acantilados y el azul profundo del océano. Es el asentamiento más antiguo por lo que está repleto de historia y cultura. El pueblo está construido alrededor de Praca Velha; una plaza de la que salen varias callecitas pintorescas que llevan a palacios, iglesias y fuertes.

3. COIMBRA

Hogar de una de las universidades más antiguas de Europa, Coimbra fue uno de los centros más importantes del arte y la cultura portuguesa en los últimos 500 años. Ubicada a orillas del río Mondego, la ciudad baja con la colina hacia el agua revelando joyas arquitectónicas como las catedrales renacentistas y barrocas. La universidad es un elemento central y esencial del pueblo.

4. ÉVORA

Es miembro de la red de los pueblos más antiguos de Europa y al caminar por sus calles se descubre en seguida por qué. La arquitectura está muy bien conservada y exhibe restos de las paredes medievales originales. Los palacios remiten al siglo 14 al 17 y se puede visitar los restos del Templo Romano de Évora, el primero dedicado al emperador Augustus. En línea con los monumentos, las calles exhiben casitas de un blanco gastado y techos rojos.

5. Guimarães

La ciudad histórica fue premiada con el status de «Herencia Mundial» de la UNESCO por su tan bien preservada arquitectura y por el rol tan clave que jugó en la historia portuguesa y en la formación de la nación de Portugal. Es increíble la cantidad de construcciones que demuestran el desarrollo desde la arquitectura de la Edad Media a la moderna. Al caminar por ahí se pueden ver arcos del siglo 16 y pequeñas capillas góticas. Mirando toda la ciudad desde arriba se encuentra el castillo Guimarães, un matrimonio único entre los estilos romano y gótico.

6. SINTRA

Ubicado en las laderas de las montañas Sintra, en el borde de los profundos acantilados que caen hacia el océano Atlántico, Sintra es un pueblo portugués pintoresco que parece sacado de un cuento de hadas. A pesar de su pequeño tamaño, es hogar de numerosos castillos y palacios que le dan al territorio un aire mágico. Un ejemplo es el tan emblemático Palacio Nacional de Pena, famoso por su arquitectura colorida y por tratarse de un híbrido entre distintos estilos.

7. ÓBIDOS

Sobre la cima de una colina en la costa oeste de Portugal, Óbidos se transformó desde un pequeño asentamiento romano a un pueblo alegre y floreciente. Está rodeado de sus paredes medievales originales y los visitantes ingresan a través de la única puerta de la ciudad, decorada con trabajos en azulejos y pintura. Callecitas de adoquín alineadas con casas blancas que se decoran con flores de todos los colores: un sueño hecho realidad.

8. TAVIRA

Localizado en la famosa costa de Algarve de Portugal, Tavira se diferencia del resto de las zonas de resorts gracias a su inexplotada arquitectura y sus profundas raíces históricas que bañan todos los rincones del pueblo. La influencia que ejercieron los moros es abundante y se puede ver por todas partes; desde las casas blancas lavadas hasta el puente moro de siete arcos. Tavira es además conocida por su inmaculada naturaleza y sus playas blancas con costa al Atlántico.

×