Publicidad Bajar al sitio
Cocinar

Pizza de espinaca y salsa blanca

Una combinación de sabores irresistible

PARA LA SALSA (PARA UNA PIZZA)

25 g de manteca.

25 g de harina.

300 cc de leche.

PARA LA COBERTURA (PARA UNA PIZZA)

300 g de espinacas procesadas (blanqueadas, escurridas y picadas).

70 g de cebollas en brunoise.

100 g de morrones en brunoise.

50 g de queso rallado (provolone, parmesano o sardo).

Condimentos a gusto: sal, pimienta, nuez moscada y aceite de oliva.

PARA LA MASA DE PIZZA A LA PIEDRA (PARA 4 PIZZAS)

Un k de harina 0000.

25 g de sal.

530 cc de agua.

5 a 10 g de levadura.

30 cc de aceite de oliva.

5 g de azúcar.

th5-640x426-6025

Procedimiento

PARA LA SALSA

Fundir la manteca en una cacerola a fuego medio. Incorporar la harina de a poco y revolver hasta formar una pasta homogénea.

Agregar la leche tibia y revolver rápidamente con batidor para que no se formen grumos. Condimentar con sal. Cocinar unos minutos.

PARA LA COBERTURA

Rehogar la cebolla y el morrón en una cacerola. Agregar la espinaca previamente procesada, blanqueada y escurrida. Condimentar con sal y pimienta. Reservar.

PARA LA MASA

Armar una corona con la harina. Colocar en el centro de la corona el agua, la levadura y el azúcar. Agregar la sal en el contorno exterior de la corona.

Integrar todos los ingredientes. Agregar el aceite de oliva. Amasar hasta formar un bollo liso y homogéneo. Dejar leudar durante 40 minutos a una temperatura de 30 grados en un bowl cubierto con papel film.

Luego desgasificar y estirar la masa. Cocinar la prepizza en horno a 200° durante 12-15 minutos. Colocar sobre la prepizza la cobertura de espinaca, la salsa blanca y el queso rallado. Llevar a gratinar al horno a 240°. Servir.

×