Publicidad Bajar al sitio
Cine y Series

Pecado capital

El director Jia Zhangke construye a través de cuatro historias breves una visión desesperanzadora de la China actual.

La sección Panorama de autores es sin dudas una de las más interesantes de la nutrida programación del Festival Internacional de Mar del Plata, una mirada rápida sobre el cine independiente que incluye las miradas de directores nóveles y experimentados, distintos géneros, historias provenientes de los cuatro rincones del globo.

Un buen ejemplo es A Touch of Sin, del director chino Jia Zhangke. En su haber cuenta con otros títulos conocidos, como Unknown Pleasures o Still Life, que se llevó el León de Plata en Venecia en el año 2006. La película elegida para el presente festival tuvo su debut internacional este mismo año en Canes y es probablemente su film más oscuro.

Zhangke quiso reflejar en este trabajo la dicotomía que se da en la China actual entre la imagen próspera del país que se ofrece hacia el exterior y las miserias reales que viven sus compatriotas. Para hacerlo se inspiró en la literatura tradicional china, que toma una hecho y construye a su alrededor personajes y situaciones, y contó cuatro historias basadas en hechos reales, historias de personas comunes y corrientes empujadas hasta el último límite de su tolerancia.

Comienza con un minero desempleado que intenta combatir la corrupción de las autoridades de su pueblo pero choca con la indiferencia y las burlas, incluso de parte de aquellos que deberían apoyar su lucha. Luego pasamos a un trabajador golondrina que solo encuentra placer en las armas de fuego. En el tercer tramo, una mujer enfrenta el abandono, el abuso y la prepotencia de los que la rodean y para terminar, un joven va de trabajo en trabajo tratando de mejorar su situación mientras se hunde inexorablemente. Ubicados en distintas regiones de China, terminan por converger, no geográficamente pero si en las reacciones que quiebran con la realidad que les toca vivir.

La violencia desnuda heredada de las wuxia pian (películas de artes marciales) contrasta con el tono melancólico y silencioso predominante en la mayor parte de este film que busca capturar la lucha del individuo contra un entorno opresivo.

 

×