X
Conocer

París en cuatro días

Para aprovechar bien el tiempom y conocer cada rinconcito de esta maravillosa ciudad, tomá nota de los principales lugares a tener en cuenta en la ciudad del amor.

Una vez adentrados en la magnífica ciudad del “amour”, París, la ciudad del romanticismo por excepción, vas a sorprenderte constantemente y descubrir rincones especiales y hermosos en cada esquina.

Para aprovechar bien el tiempo y disfrutar de cada rinconcito de esta maravillosa ciudad, se puede dividir la visita en cuatro días y aprovechar al máximo espectaculares espacios arquitectónicos.

1. DÍA 1: Reyes en el Panteón de París. Se empieza la ruta por Notre dame de Paris, la más importante y bonita catedral en Francia, a la que se llega bajando en la estación de metro Saint Michele (linea 4, moradita) o en la parada Cité (linea 4). Una vez afuera del subte, vas a encontrarte con la impresionante catedral tan increíble tanto por dentro como por fuera.

Explorando la zona Saint Michele vas a toparte con algunos barcitos para comer cálidos y agradables, cercanos al barrio latino, repleto de librerías, ya que es dónde está la Sorbona (la Universidad de París con más prestigio).

Subiendo por el Boulevard de Saint Michael, vas a llegar a los jardines de Luxemburgo donde poder pasear tranquilamente y ver una gran cantidad y variedad de plantas y flores. Las sillitas verdes son ideales para descansar un poquito al sol. Justo enfrente de los jardines de Luxemburgo te vas a topar con el Panteón de París donde está enterrada Marie Curie y otros grandes pensadores franceses.

Continuando por el barrio latino, por la parte de atrás del Panteón, hay una calle muy ambientada y transitada por jóvenes llamada Rue Mouffetard; en el número 62 hay un barcito llamado Petit Grecq donde hacen unos crepes riquísimos y muy económicos.

Volviendo al punto de partida, Notre Dame de Paris, justo al lado izquierdo (con la catedral a la espalda) en la calle Rue Bûcherie nº 37 hay una librería muy antigua de Shakespeare con todo elaborado en madera y muy curiosa. Si rodeás la catedral por la parte de atrás que es muy estético con los contrafuertes exteriores, podés ir hacía la isla de Saint Louis, que se forma en el río Sena, al igual que la isla de la Cité (donde está la catedral). Por el barrio de Saint Louis hay locales particulares, boutiques pintorescas y un espacio gastronómico muy bueno.

2. DÍA 2: Reyes en la Torre Eiffel. Podés iniciar el tour en el Museo del Louvre; merece la pena verlo por dentro como edificio y el palacio es imponente. Es realmente inmenso y resulta complicado recorrerlo en su totalidad, por eso es importante centralizar la atención en las salas y obras que más llamen tu atención, y dirigirte directamente a ellas.

Justo enfrente del Louvre (con las pirámides a la espalda) vas a encontrar los jardines de las Tuilleries, que se pueden recorrer caminando en dirección al Arco del Triunfo. Caminando tranquilamente desde las Tuilleireis hacía la Concordia vas a encontrar a los Campos Elíseos – Champs Elisèes – donde se emplazan las tiendas de ropa más lujosas, siempre con el Arc de Triunphe a la vista.

Tras llegar al Arco del Triunfo y divisar los Campos Elíseos desde lo alto, podés bajar por la Avenida de Marceau, hasta llegar al cruce con la Avenue du President Wilson y agarrar la Rue de Montaigne una de las calles más prestigiosas y con las mejoras tiendas de Paris. Una vez finalizada la calle, llegás una vez más a los Campos Eliseos, desde donde tenés que ir por la Avenue Franklin Roosevelt para encontrarte con el petit y el gran palais.

3. DÍA 3: Obelisco en París. Podés empezar el día en el Museo de Orsay, parada de metro Solferino. Se trata de un museo que cuenta principalmente con obras de pintores impresionistas y está ubicado en una de las laderas del Río Sena, con una presencia inigualable.

Tras el museo, es buena opción cruzar el puente de Solferino, atravesar las Tullerias y llegar a la Calle de San Honoré, en dirección la Magdalena. La Magdalena, es una iglesia, tipo templo griego, pero es una iglesia católica. Desde la Magdalena elegí en dirección a la Ópera de Paris por el boulevard des Capuccines. Este es un día ideal para sentarse en un restaurante de lujo para disfrutar de la gastronomía local que tanta fuerza tiene en el resto del mundo.

4. DÍA 4: En un puente de París. Podés empezar el recorrido en el Sacre Coeur, bajando en Anvers (linea 2, azul) y usar el funicular hasta la iglesia o se puede subir andando por las escaleras, un recorrido cansador pero que vale la pena porque se va viendo la ciudad y el barrio de Montmartre desde arriba.

Montmarte, el barrio bohemio de los pintores que está justo al lado de la iglesia, es otra visita obligatoria. Desde allí, es óptimo el metro dirección Bastilla (linea 1, amarilla), una plaza con un monumento donde sucedió el famoso episodio de la toma de la Bastilla dando inicio a la Revolución Francesa.

Desde Bastilla podés ir caminando hacia el barrio de “Le Marais”, un barrio judío con mucho poderío y con tiendas muy bonitas. La Place des Vosges, es un espacio verde soñado, rodeado de los clásicos edificios de la zona, ideal para descansar con un libro o hacer un picnic junto a su emblemática fuente. Continuando por la avenida de St. Antonine el próximo destino es la Avenida de Rivoli, una de las más famosas y transitadas de París.