Publicidad Bajar al sitio
Zoom Restós

Olaya

Un perfecto equilibrio entre autenticidad y originalidad con una ejecución brillante y servicio destacado.

Por Tamara Tenenbaun
Foto: Facundo Manoukian

Olaya fue una de las últimas y más celebradas aperturas del 2013. Viene a insertarse en el nuevo circuito de peruanos premium como Osaka, Sipán o Mullu, todas ex casas del jefe de cocina de Olaya, José Castro Mendivil. La propuesta de Olaya destaca por lo original en todos sus frentes. Estéticamente es menos despojado de lo que se acostumbra en restós de esta línea de precios: almohadones de colores, adornos kitsch, como una versión apenas estilizada de una confitería de Palermo. La cocina está a la vista, ideal para quienes gustamos de ver a los cocineros en acción: no tanto para los que se impresionen viendo descamar un pescado, aunque habla muy bien del lugar que el olor sea siempre delicioso. Y una vez que está en la mesa, la comida no solo no defrauda sino que sorprende. Olaya combina clásicas recetas peruanas no solamente con la gastronomía japonesa al mejor estilo nikkei sino también con sabores de otras tradiciones. En las salsas que acompañan a los tiraditos, rolls y niguiris se puede sentir esa diversidad: la anticuchera, con la que salen niguiris y también algunos platos calientes como el chaufa anticuchero, es una receta tradicional peruana a base de ají panca (deshidratado al sol en las alturas de los Andes), vinagre, mostaza y comino. Es apenas picante, especiada y fresca. En contraste, la deliciosa yimura, que acompaña al pulpo en el Tiradito Yimura, es una receta del propio Mendivil a base de aceitunas con claras resonancias italianas. Un perfecto equilibrio entre autenticidad y originalidad, todo con una ejecución brillante y un servicio excelente (que paga cada centavo).

Datos útiles
Dirección: Humboldt 1550, Palermo
Teléfono: 4843-1751
Plato best buy: Chaufa huaralino anticuchero, $260 (es para compartir y es rendidor)
Servicio de mesa: $25

×