Estilo

Nesting o “hacer nido”: el placer de poder disfrutar de tu casa

El “nest”, en su traducción al español, “nido”, potencia el quedarse en casa para poder desconectar del mundo que nos rodea, en el que imperan las preocupaciones económicas, políticas e ideológicas.

Tras un duro día de trabajo, solo queremos volver a casa.

El hogar es un refugio para muchos, un lugar en el que poder, descansar, pensar y relajarse. Y esta paz consiguió apoderarse también del fin de semana, en el que el tiempo libre se invierte en disfrutar de la cotidianidad del hogar: El “Nesting”. 

Los horarios laborales interminables, la ajetreada vida social y la dependencia a los aparatos electrónicos que nos permiten estar todo el día conectados provocaron que estar en casa sea prácticamente un lujo.

Un lujo que está muy de moda y al que se lo conoce como nesting, o su traducción al castellano “Hacer nido”; ya sea cocinando un postre con música de fondo, leer un libro, o preparar una cena entre amigos.

Es un término que conecta muy bien con el Hygge, un concepto que define el secreto de la supuesta felicidad danesa. Para conseguirlo tendemos que adaptar nuestro hogar y acá te pasamos algunas ideas:

Para que un hogar evoque relajación debe ser cálido y predominar la claridad. Los tonos pastel, no demasiado fuertes y el gusto por lo neutro en paredes y grandes superficies es el método perfecto para que nuestro hogar sea un remanso de paz. Siempre podemos romper la monotonía con pequeños detalles de color, textiles o piezas de decoración que sorprenden. Seguí tu intuición.

Algunas ambientaciones a tener en cuenta son espacio limpios y naturales, gracias a artículos del hogar que mejoran la calidad de vida de sus habitantes y visitas;  la autenticidad de la madera natural con la claridad del blanco crean espacios relajantes y suaves a la vista.