Tecno

Nada boba

Las nuevas TVs, llamadas smart o inteligentes, tienen aplicaciones, se conectan a Internet y prometen cambiar la manera en que miramos televisión.

Qué anticuado es tener que colocarse a cierta hora frente a la TV para ver una peli o una serie y no poder levantarse hasta que termine. Ese viejo ritual, heredado de obsoletas limitaciones tecnológicas del siglo pasado, pronto desaparecerá. Internet nos acostumbró a pedir lo que queremos cuando lo queremos. Así, cada vez son más los que prefieren ver su serie favorita bajándola de Internet o directamente online en sitios de más o menos dudosa catadura. Este cambio hacia una manera más inteligente de ver la TV se aceleró en nuestro país con la llegada, hace unas pocas semanas, de Netflix, el servicio que hizo quebrar a Blockbuster con una propuesta irresistible: por 39 pesos mensuales nos permite ver todas las películas que querramos de su extenso catálogo, sin movernos de casa. Las películas se transmiten en tiempo real a través del sitio web de Netflix. Sí, igual que Cuevana, pero ciento por ciento legal, sin cortes y con buena calidad, incluso un sábado a la noche. Muchos títulos están, también, en HD, aunque para verlos bien es necesaria una conexión de al menos 3MB.

Smart tvs
Ahora bien, a nadie le gusta ver las películas en las 13 pulgadas de una notebook. Tampoco convence mucho conectar la computadora a la TV cada vez que queremos elegir una película. Es por eso que el arribo de servicios como Netflix a la región termina de darle sentido a la compra de una Smart TV (TV inteligente o Net TV, dependiendo de cómo la llame el
fabricante). Básicamente una TV a la que se agregó capacidad de procesamiento y conectividad. Veamos algunas de sus posibilidades.

Ver contenido de otros dispositivos
Una TV inteligente se conecta a la red de nuestro hogar mediante un cable hasta nuestro router. Los últimos modelos de Smart TV traen incluso conectividad WiFi, y los que no la tienen la ofrecen como un accesorio opcional o dongle. Una vez conectada a la red, la TV podrá mostrar contenido de cualquiera de nuestros dispositivos, notebook, smartphone o media player, que soporten el protocolo DLNA.

Contenido online
Ya hay muchos proveedores, algunos nacionales, como Clarín y La Nación, que brindan contenido gratuito para Smart TV. Podemos ver el estado del tiempo, leer las noticias y hacer Catch Up TV (algo así como “ponerse al día con la TV”): ver los programas que nos perdimos, pero que quedaron archivados online. Algunas TVs traen incluso navegador completo para entrar a cualquier sitio de la web, si bien no es muy cómodo hacerlo con un control remoto.

Apps
A los servicios de una Smart TV se accede mediante apps o widgets: aplicaciones que vienen instaladas o que podemos instalar para dar nuevas posibilidades a nuestro televisor. Cada marca tiene su repositorio de apps ya que no hay un estándar como es Android para los smartphones, si bien todo indica que esto debería estar muy cerca. Por un lado se propone Google TV, también está Meego (sostenido por la comunidad Linux), Opera TV Store, y LG, Sharp y Philips lanzarán una plataforma común basada en estándares como HTML5. De todas maneras, todas las smart TVs tiene ya hoy apps para ver fotos en Picasa, videos en Youtube y conectarnos a Facebook y Twitter.

Los modelos
Por ahora son poco más de una docena las TVs inteligentes en nuestro país, y, en el momento de escribir esta nota, ninguno de los modelos disponibles en la calle actualizó su firmware para utilizar Netflix. Mencionaremos algunos modelos de 40 pulgadas. Las cuatro marcas que los comercializan ofrecen especificaciones muy similares: una resolución de pantalla de 1920 x 1080 (full HD), tasa de refresco de 120 Hz, edge LED (LEDs en los bordes de la pantalla, no atrás), sintonizador para ver la TV digital, cuatro puertos HDMI y al menos un puerto USB. Señalaremos entonces sólo las características diferenciales de cada modelo. El Sony 40EX725 ($8.499) incluye el transmisor para ver en 3D (requiere comprar los lentes y un reproductor blu-ray 3D). Permite utilizar nuestro teléfono iPhone o Android como control remoto, incluye navegador Internet y Skype, para lo cual hay que comprar la cámara y microfono opcionales ($649). Un sensor infrarrojo apaga la TV cuando no hay nadie enfrente. El Samsung 40D5500RG ($7.999) tiene la función Search All que busca contenido en todos los lugares posibles: series, películas, aplicaciones, redes sociales y más. El Philips 40PFL7606D ($7.499) incluye
16 aplicaciones locales, Skype, permite pausar la transmisión y tiene el sistema Ambilight que ilumina la pared con los colores que se ven en la imagen. Permite ver 3D comprando un kit de actualización. Es la única que incluye el accesorio para WiFi, las demás lo venden como opcional. El LG 42LE5550 ($7.099) tiene una pantalla de 42 pulgadas, y tiene Bluetooth.

Otros dispositivos
¿Tu TV no es inteligente? Antes de tirarla a la basura, comprá un gadget que te dará las mismas funcionalidades de las Smart TVs. Una buena alternativa es comprar un reproductor bluray, los de LG, por ejemplo, que utilizan el mismo sistema Netcast de sus televisores. La Xbox soportará Netflix en nuestro país en el futuro cercano. Finalmente, veremos la llegada de diversos set top boxes o decos, que conectarán nuestra TV a Internet y la harán, de una vez por todas, inteligente. *

Texto Miguel Lederkremer