Publicidad Bajar al sitio
General

Figuras de hielo se derriten en contra del calentamiento global

La instalación que nos muestra que estamos hechos de fragilidad y un día todo desaparece

La artista brasileña NÉLE AZEVEDO presentó su obra Monumento Mínimo, una exposición de miles de figuritas humanas de unos 30 cm. armadas con hielo, simbología pura y dura del cambio climático de nuestro maltratado planeta y las consecuencias más directas y negativas del deshielo de los polos en la figura humana.

Azevedo intervino en diversas plazas públicas alrededor del mundo. Desde el 2005 y durante casi una década, los “muñecos” hechos a base de hielo se derritieron en ciudades como La Habana, Berlín, Florencia, París, Tokio, Singapur y la Ciudad de México, por mencionar algunas.

La autora dijo sobre su obra

“Pienso que la cuestión de la desaparición es algo contemporáneo que conmueve a las personas y creo que es fundamental que nuestra cultura comprenda que somos mortales”

A diferencia de los monumentos antiguos que se interesaban por la inmortalidad, la pieza de Azevedo nos recuerda nuestra condición finita; la razón de que las esculturas estén hechas de hielo, no hace posible que duren mucho tiempo fuera del congelador. La falta de rostro logra que la obra se manifieste ante el objetivo principal de un monumento, que busca funcionar como un retrato idealizado de alguien para indicar poderío.

néle1 néle2 néle3

×