Publicidad Bajar al sitio
Cocinar

Modo casero: prepará mermelada de membrillo

El membrillo es una fruta digestiva y astringente gracias a su contenido en fibra y tantinos. ¡Aprovecha los beneficios de esta fruta de otoño!

La mermelada de membrillo se suele servir como postre, uno de los más exitosos es la combinación de este dulce con acompañamiento de queso y en diferentes recetas de repostería.

Te mostramos cómo hacer una mermelada casera de lo más simple, sana y sabrosa: mermelada de membrillo. Esta mermelada no tiene nada que ver con las que compras normalmente en los supermercados. La podes comer solita a cucharadas, dentro de un yogurt, con el pan del desayuno, encima de una torta de queso o como relleno en las galletitas de vainilla. Esta fruta tiene un nivel óptimo de pectina, por lo que no debes añadir nada adicional.

INGREDIENTES:

1½ kg. de membrillo pelado y cortado
750 gr. de azúcar
jugo de 3 limones
la piel de un limón
1 rama de canela
1 estrella de anís estrellado
5 frascos de mermelada con su tapa esterilizados

PREPARACIÓN:

Prepará un recipiente grande con abundante agua fría y el jugo de un limón. Esto servirá para ir metiendo el membrillo mientras lo cortás y lo preparás y evitar que se oxide y se ponga marrón. Lavá, pelá y cortá en trozos de 2 cm. el membrillo y lo vas colocando dentro del con agua y limón.

AHORA SI, COMENZAMOS A PREPARAR LA MERMELADA:

En una olla bien grande coloca el membrillo en trozos, un chorrito de agua que solo cubra el fondo de la olla, el azúcar, la canela, el anís estrellado y la piel de limón. Deja cocinar a fuego medio y destapado por 30 minutos. Remové de vez en cuando. Vas a ver cómo el azúcar empieza a disolverse y el membrillo se pone brillante.

Pasado el tiempo de cocción, introducí un palito de madera o un cuchillo en el membrillo y si éste entra con suavidad, significa que la fruta está lista para licuarla.

Con la ayuda de una batidora o licuadora de mano, triturá la fruta hasta obtener la consistencia deseada. Verter la mermelada aún caliente en los frascos, colocas y cierras bien las tapas, volteas los frascos y los dejas enfriar bien. Cuando estén fríos los guardas en la heladera.

¡Y no te olvides de compartir esta receta con los que más queres!

×