Publicidad Bajar al sitio
Next

Masticar en otoño

Masticar cambió de temporada y arrancó hoy con nuevos productos y restaurantes. Te contamos cuáles son los platos que no hay que perderse.

Por Sandra Martínez

La feria gastronómica Masticar cambió su fecha ya tradicional, a mediados de octubre, e inauguró hoy su primera edición de otoño. Tal como lo anticiparon Narda y otros organizadores del evento durante su presentación, este cambio se hizo especialmente en el mercado, con los nuevos productos de estación. Las peras y manzanas coparon los puestos de frutas, con una amplia exhibición de variedades y muy buena predisposición de los productores para informar las características de cada una de ellas. Las granadas frescas tentaron a todos los visitantes con su explosión de rojos, impulsando el consumo de un fruto que en nuestro país es mayormente de exportación y los zapallos tienen un puesto exclusivo, donde se consiguen variedades raras. Pero la estrella son los mariscos llegados de Chubut, que se pueden adquirir vivos en la feria, un lujo que muy rara vez está al alcance de los consumidores privados.

Por el lado de los restaurantes, este año suman más de 40 propuestas diferentes entre food trucks, puestos y carritos, cada uno de ellos con tres platos que cuestan entre $30 y $60. El equipo de Bacanal pasó por la feria antes de su apertura el público, y te contamos algunos de los platos que probamos y no podemos dejar de recomendar.

  • La chile granola de Kensho ($30). Kensho nunca falta en nuestra lista de favoritos de la Masticar, y no es por ser correctos e incluir una opción vegana. Es que el restaurante de Máximo Cabrera no falla en deleitarnos con sus recetas libres de productos de origen animal. Este año elegimos su granola picante, el snack perfecto para arrancar la jornada, pero la clásica hamburguesa de hongos completa ($60) no se queda atrás.

  • La velouté de topinambur con sal de jamón y semillas de girasol de Topinambur ($30). Las sopas hacen su gran ingreso en Masticar, gracias al clima más benigno de esta temporada. Esta crema está preparada con el tubérculo que da nombre al restaurante y que el chef Sébastien Fouillade cultiva personalmente en una finca cerca de Azcuénaga.

  • El chato de jamón ahumado de Eat ($30). Otra opción ideal como entrada, el blini crocante funciona como pase para una combinación deliciosa de palta, jamón ahumado casero y el toque fresco de la granada.

  • El conejo al escabeche de Tegui ($50). Siempre impecable tanto en sabor como en presentación, esta deconstrucción de un clásico porteño es uno de los must de la feria. Después, hay que volver para pedir su crema de chocolate con membrillo fresco y crema ($30), uno de los mejores postres que se están sirviendo este año.

  • El cebiche carretillero de La Mar ($50). La inauguración del restaurante de Gastón Acurio es uno de los grandes eventos gastronómicos de este año en Buenos Aires, y poder probar uno de sus platos a $50 es sin dudas una de las oportunidades únicas que brinda Masticar. Pesca del día, canchita y leche de tigre blanca, con un toque picante (que solo resultará notorio para los paladares más conservadores)

  • Los gnocchis de castañas y avellanas de Fleur de Sel ($60). El restaurante francés debuta en Masticar con unas pastas tan originales como imperdibles. Los suaves gnocchis salen acompañados con una emulsión de calabaza y un sutil toque de aceite de trufa blanca.

  • Los langostinos al chiplote de Nómade ($60). El food truck graffiteado de Ernesto Lanusse ya es parte infaltable del paisaje de Masticar. El min pao de hongos ($40) sigue siendo su plato insignia, presente en cada una de sus ediciones, pero este año preferimos sus sabrosos langostinos al chiplote, acompañados por una polenta blanca.

  • La arepa de chancho de I Latina ($60). Otra de las exitosas incorporaciones de este año, el puesto de I Latina, al aire libre, muy pronto se convirtió en uno donde hay que hacer fila. Espera más que justificada por sus deliciosas arepas, que incluyen una opción vegetariana. En nuestro caso elegimos la de cerdo desmechado, con una cremosa mayonesa de palta y cebollitas al mezcal.

  • El bacalao frito de Tassi + Mayoral ($50). Una fórmula matemática que da como resultado gastronomía de excelencia, como lo prueba su delicioso bacalao, frito estilo fish & chips, con una tártara casera con alcaparras y limón silvestre, mezca de lima, limón y naranja.

  • El pastel tres leches de Yeite ($40). Aunque en su restaurante Pamela Villar ya dejó demostrado que además de una gran pastelera es una gran cocinera, para este evento se mantuvo fiel a sus raíces con un menú completamente dulce. Su puesto es el indicado para terminar el recorrido… antes de las compras en el mercado, claro.

Los rumores aseguran que esta vez no habrá que esperar un año, y que en octubre Masticar tendría una nueva edición de primavera. Todos cruzamos los dedos, porque ¿quién puede negarse a comer rico todas las veces posibles?

×