Publicidad Bajar al sitio
Zoom Restós

María Fedele

En un edificio algo fantasmal, un restaurante que invoca en Buenos Aires el espíritu calabrés.

Por Cecilia Boullosa
Foto: Jazmín Arellano

El lugar, de por sí, es bastante insólito: un edificio de 1877, algo venido a menos, donde funciona la Associazione Nazionale Italiana y que está ubicado en una calle cercana al Congreso que por las noches suele ser oscura y solitaria. Dentro de esta locación algo fantasmal, al menos si uno se deja llevar por su fachada, funciona María Fedele, un restaurante 100 por ciento calabrés, gerenciado por dos hermanos: Ariel Paoletti, en la cocina, y Sergio Paoletti, en el salón. Luego de tocar el timbre (es necesario reservar), un mozo acompaña hasta el fondo de la planta baja, donde se encuentra el restaurante. Precio fijo por un menú de cuatro pasos, ese es el sistema. La velada arranca con un antipasto compuesto por diez platitos entre los que puede haber longaniza calabresa con peperoncino, polenta con ragú de cordero, carpacio, hongos rellenos o coppa calabresa, un fiambre casero preparado con el cuello de cerdo curado. Todo es fresquísimo y rico. Como segundo, llega la pasta casera (cappelletti, agnolotti) servida en su olla. A esta altura seguramente uno ya tenga ganas de gritar ¡piedad!, pero recién se está a mitad del recorrido. Queda la carne (a veces cordero, a veces pollo con funghi) o el risotto del día. El cierre es un picoteo de dulces, donde destaca la impecable sfogliatella napolitana, con abundante relleno de crema pastelera y cubierta de azúcar impalpable. Buenos vinos de bodegas boutique. Nunca, en toda la noche, la mesa estará vacía. Están advertidos: ir con mucha, pero mucha, hambre es lo único imprescindible. El menú cuesta $220 más bebidas. CECILIA BOULLOSA

Alsina 1465, Congreso.
Tel: 4381-2233.
Miércoles a domingos, por la noche.
www.ristorantemariafedele.com
FB María Fedele Ristorante

×