Publicidad Bajar al sitio
Agenda

Liniers presenta “Todo es Macanudo” en el Centro Cultural Borges

Un recorrido por la historia y prehistoria del dibujante que se puede visitar desde el 16/7 hasta el 20 de septiembre.

“Macanudo” abrió el siglo en La Nación y rápidamente se convirtió en un suceso editorial que sumó a niños, jóvenes y adultos. La tira es comparada con Mafalda y hasta hoy tiene diez volúmenes editados. Apoyado por el éxito de Macanudo y por su idea de volver interactivo al arte entre niños y adultos, Liniers expone “Todo es Macanudo” en el Centro Cultural Borges (Viamonte 525) hasta el 20 de Septiembre.

Las vacaciones de invierno en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ofrece una cargada agenda de eventos para disfrutar de todas las disciplinas. Liniers (Ricardo Siri) es un dibujante porteño nacido en 1973. Se ha hecho conocido no sólo por sus trabajos en historietas sino por sus performances en vivo junto con el cantante Kevin Johansen. Tiene una editorial propia, llamada “La Editorial Común“, su obra ha sido editada en Francia, China, República Checa y Corea del Sur, dibujos suyos han ilustrado la prestigiosa revista The New Yorker y en más de 500 periódicos de todo el mundo. También ha incursionado en el arte de tapas de artistas como Andres Calamaro y autores como Kurt Vonnegut.

“Volvimos a pedido del público -bromea Ricardo Liniers Siri en diálogo con la prensa-, la idea fue mostrar cosas para mirar y para involucrarse, generar ganas de dibujar, de mancharse, y para eso unimos dos muestras muy grandes, la primera con originales de ‘Macanudo’ y otra realizada en Córdoba con Barrilete”.

La exposición, pensada como un encuentro intergeneracional en donde el arte y fundamentalmente el dibujo se unen con actividades divertidas, busca que toda la familia pueda experimentar.  “A mí me pasa que me acuerdo de ser chico e ir al cine o ver una muestra y tener ganas de volver a casa a dibujar para hacer lo que estaba viendo. Y con esto les evitamos el viaje: mientras los adultos miran dibujos los niños pueden agarrar papeles y sentarse a dibujar. Hay de todo, cosas que entusiasman a los chicos y material que puede gustarle a los más grandes. La idea es que cualquiera pueda llevarse algo que le sirva, si vas con un chiquito te podés colgar a ver las tiras y si te lleva tu abuelo podés ponerte a dibujar”, comenta Liniers.

Seguir leyendo en El Federal

×