Publicidad Bajar al sitio
Música

La kermés musical

Muse fue el cierre espectacular del Personal Fest, una fiesta que este año arrasó un con line up imperdible y un show que excede los escenarios.

Por Gisela Etlis
Fotos cortesía Personal Fest

Tacos, calzas de colores, chicos lookeados y algunos que sólo fueron a ver su banda preferida: esa es la mezcla que se vive en el Personal Fest, que desde 2004 presenta artistas como The Strokes, Pet Shop Boys, Beady Eye o Morrissey.

La edición 2013 del festival se perfiló como uno de los grandes eventos musicales de este año desde que en el line up aparecieron gigantes como Aerosmith, los siempre vigentes Whitesnake y Jane’s Addiction, y los conocidos de las fiestas de la noche porteña, Viva Elástico, Diethrich y The Tristes. No olvidar a Airbag y Miranda, que le dieron el toque pop al festival y lograron que las teens lleguen temprano a G.E.B.A.

Los privilegiados que ya habían escuchado en vivo a Muse en 2008, cuando sólo un pequeño grupo de amantes de temas como Showbiz, Absolution, Invincible y Unintended compraron la entrada al Gran Rex, o los que se sorprendieron en La Plata cuando los ingleses telonearon a U2, sabían que Muse en vivo era el mejor cierre para un fin de semana de música a cielo abierto.

Con el clima calentado por Jane´s Addiction, y el escenario que vivió la magia de un god of rock como Steven Tyler, los muchachos que demuestran interés por la revolución, el apocalipsis, las miserias humanas y el amor salvador, salieron a escena alrededor de las 23:00 y fue inevitable que entre el público se escuche “guau, que bien suenan”.

El tema elegido para el comienzo fue Unsustainable, de su último disco The 2nd Law, una pieza dubstep en la que despliega su estilo de mezclar diferentes sonidos y teconología. Pero Muse no es sólo música aggiornada. El público argentino escuchó la voz de Matthew Bellamy y seguro los remontó, por momentos, a Freddy Mercury, sin achicar el gran manejo del bajo de Christopher Wolstenholme y la batería de Dominic Howard.

Llegaron Supremacy, Panic Station, Plug in Baby, Knights of Cydonia, Follow Me, Madness y Time is Running Out. Bellamy ya estaba en la cresta del show cuando decide bajar del escenario, mientras cantaba Undisclosed Desires. Los fans que se agruparon bien cerca del escenario, agradecieron el gesto con gritos desaforados. El marido de Kate Hudson caminaba tranquilo y se sacaba fotos con las agolpadas en la valla y hasta aceptó que lo mojen un poco.

El público coreaba y exigía Hysteria, un tema en el que Wolstenholme da cátedra con el bajo, pero no quisieron mostrar todo su potencial. Los temas elegidos fueron más tranquilos y dejó a algunos museros con ganas de más.

Y así cerraba el Personal Fest 2013, un show que va más allá de la música: rodillos de purpurina, masajes, cacheada de Christian Sancho y Alejandra Maglietti, stands de videojuegos, karaoke y una cama elástica demuestran que el festival no es sólo rock para las más de 50 mil personas pasearon por el predio del Club Gimnacia Esgrima de Buenos Aires.

×