Publicidad Bajar al sitio
Cine y Series

La hora del supergrupo

Superando la incertidumbre sobre su estreno, Kick Ass 2 llega a los cines esta semana con más violencia, humor y diversión.

Por Sandra Martínez

Después de un estreno poco brillante en los cines, Kick Ass, la película sobre un adolescente lector de comics que decide convertirse en uno de sus admirados superhéroes, ganó con el tiempo cierto status de culto y muchos esperaban con entusiasmo la secuela. Claro que el camino hacia el estreno fue accidentado. Primero surgió la polémica cuando Jim Carrey, que interpreta un personaje secundario en esta nueva entrega, se mostró arrepentido de haber participado en la película por su nivel de violencia después del trágico tiroteo en la escuela Sandy Hook. En la Argentina los problemas estuvieron relacionados con la distribución, pero tras el anuncio de que no llegaría a los cines, los fans se movilizaron en las redes sociales y lograron reunir el apoyo suficiente para que la cadena de cines Village se animara a estrenar la película en exclusiva para sus salas de todo el país.

La combinación de humor y violencia encarnada por un grupo de tipos comunes en trajes ligeramente ridículos fue lo que marcó la diferencia entre Kick Ass y las películas clásicas de superhéroes y en ese sentido, no hay que esperar en esta segunda parte que esto cambie. La fórmula funciona y se repite, pero no aburre porque son los temas tratados los que renuevan y profundizan la trama.

Entre las líneas fundamentales está la formación del supergrupo, evolución del enmascarado solitario en cualquier historia de superhéroes que se precie. Aunque David, el protagonista de la primera entrega, abandonó su carrera de justiciero, muchos ciudadanos comunes y corrientes decidieron enfundarse en lycra y ponerse las máscaras para salir a combatir el crimen en las calles de la ciudad, reunidos bajo el nombre de Justice Forever. También se explora la relación héroe-villano, con el ex amigo de Kick Ass pasando al lado oscuro en busca de venganza por la muerte de su padre. El irritante The Mother Fucker y su leal mentor Javier son fuente de los mejores momentos cómicos de la película, mientras forman un equipo para contratacar a Justice Forever.

Pero sin dudas lo mejor de Kick Ass 2 es la evolución de Mindy, aka Hit Girl, que comienza a transitar la adolescencia enfrentando el duelo por la muerte de su padre – el legado también es un tópico fuerte que marca toda la historia- y trata de encajar como una chica normal después de pasar su infancia educada para ser algo diferente. Por momentos Kick Ass 2 se convierte en una Mean Girls pero con ninjas y armas, al punto que la película podría haber sido un spin off dedicado solo a este personaje y probablemente nadie se hubiera sentido defraudado. Chloë Grace Moretz vuelve a brillar en su rol de niña ultraviolenta y mal hablada y eleva exponencialmente las expectativas de su protagónico en la remake de Carrie, que prodemos ver muy pronto.

Fiel a su premisa realista, Kick Ass 2 no solo se regodea en el costado loser de sus personajes, tampoco le tiembla el pulso a la hora de masacrarlos, con un enfrentamiendo final que deja en vergüenza hasta The Dark Knight Rises. Así que preparen sus baldes de pochoclo, que se viene un buen rato de diversión pasatista.

×