Publicidad Bajar al sitio
Cine y Series

La guerra de los sexos

Parte de la Competencia Internacional, La Bataille de Solférino mezcla con inteligencia realidad y ficción.

Por Sandra Martínez, especial desde Mar del Plata.

Una buena parte de La Bataille de Solférino, una de las películas que forman parte de la Competencia Internacional del Festival, fue filmada durante la segunda vuelta en las elecciones presidenciales de Francia que enfrentaron a Sarkozy y Hollande. Incorporando la referencia real no solo como marco sino como escenario que se transforma involuntariamente en escenografía, la joven directora Justine Triet consigue una interesante mezcla entre ficción e historia y pone a sus actores en la particular situación de tener que lidiar con un entorno no controlado.

La trama enfrenta a Laetitia, una joven madre y notera televisiva con su ex, el desequilibrado Vincent. Durante la vigilia electoral, Laetitia debe dejar a sus pequeñas hijas al cuidado de un niñero, mientras cubre en vivo la espera del incierto resultado electoral. Vincent aprovecha su ausencia para visitar a las nenas, de las que su ex mujer trata de mantenerlo distanciado por su comportamiento violento.

La película puede dividirse en dos partes. En la primera Laetitia debe equilibrar su vida profesional con sus problemas personales, y Vincent se embarca en un espiral de ansiedad y enojo. Las calles abarrotadas de seguidores de ambos bandos políticos aumentan progresivamente la tensión, que estalla con la victoria de Hollande y el enfrentamiento cara a cara de los protagonistas. La segunda mitad, más relajada, quizás no resulte tan apasionante después de la adrenalina anterior, pero no por ello es menos necesaria: Triet la utiliza para una improbable reivindicación de Vincent, no exenta de patetismo y humor, claro.

La Bataille de Solférino entonces, es a la vez documental de una jornada histórica para Francia y una ficción intimista en clave de comedia. Y ambas cosas las hace bien.

×