Publicidad Bajar al sitio
Cine y Series

La boy band original

Clint Eastwood se anima al musical con una biopic de una gran banda aunque algo olvidada de los 60, The Four Seasons.

Por Sandra Martínez

Para muchos, el nombre The Four Seasons remite simplemente a una cadena de hoteles de lujo y no a una banda. Y sin embargo, casi todos nos movimos alguna vez en la pista de baile al ritmo de sus hits. Beggin, Can’t Take My Eyes Off You, December, 1963 (Oh, What a Night) son alguno de los títulos que llevaron a esta boy band liderada por Frankie Valli -cuando todavía no existía el concepto de boy band, claro- a los primeros puestos de los charts internacionales, y hasta la llegada de los Beatles fueron el más popular grupo de pop-rock.

Clint Eastwood eligió para su nueva película como director la historia de los Four Seasons, tomando como base el espectáculo de Broadway estrenado en 2005, The Jersey Boys. Hay que aclarar, antes que nada, que no se trata de un musical clásico, de esos en los que los protagonistas súbitamente comienzan a cantar y la trama se desarrolla a través de las canciones, sino una biopic -o un jukebox musical, como se suele etiquetar a esta categoría- donde los números musicales con canciones famosas se insertan en una trama convencional. Así que tranquilos: Jersey Boys está más cerca de Walk The Line o Ray que de Les Misérables.

En lugar de recaer en grandes figuras, Eastwood puso los papeles protagónicos en manos de los mismos performers que realizaron la versión teatral de la historia, incluyendo a John Lloyd Young, que se llevó un premio Tony con su interpretación de Frankie Valli. La única cara conocida es la de Christopher Walken, impecable como siempre, del que solo cabe lamentar que no haya podido incluir algunos de sus maravillosos pasos de baile.

Pese a que Eastwood es un reconocido melómano y compuso personalmente la banda de sonido de sus últimas películas, no termina de entenderse con el género, que pide un tono más ligero que el estilo sumamente clásico y algo grave de su dirección. En cambio se lleva bien con la ambientación de época y sumó un interesante aire de película de mafia italoamericana, con lo cual, aunque está lejos de ser uno de sus trabajos más destacados, Jersey Boys resulta fácil de disfrutar.

×