Publicidad Bajar al sitio
Conocer

La Biblioteca Nacional de Francia vuelve a abrir sus puertas luego de una década

Luego de 10 años de remodelaciones, para adaptar el edificio a las necesidades modernas, la antigua biblioteca en París volvió a funcionar.

Luego de 10 años de extensivas reformas, volvió a abrir la Biblioteca Nacional de Francia. Los arquitectos Bruno Gaudin y Virginie Brégal fueron los encargados de llevar vida al complejo histórico en la rue de Richelieu, en París.

Su inmensa tarea consistió en reelaborar el cuadrángulo de Richelieu, que incluye las colecciones y salas de lectura del Manuscript Department; los mapas y planos; las monedas, medallas y antiguos burós y la oficina de Performing Arts. El antiguo edificio que, en los inicios del siglo veintiuno fue juzgado como inadecuado para las necesidades del momento, recibirá dos etapas de renovaciones, la primera ya fue completada.

Para rendir honor a la historia del edificio, y ser fiel a ella, la firma llevó a cabo varios estudios históricos y arquitectónicos. La investigación se vio en los resultados que remiten a las herencias del pasado acomodándose a las necesidades modernas, como ascensores por ejemplo. Los arquitectos tiraron abajo escaleras y paredes innecesarias, creando así mayor espacialidad y comodidad para caminar.

Y mientras la firma de Gaudin proveía la dirección general del proyecto de 84,2 millones de dólares, se convocó a varios arquitectos y diseñadores para que se encargaran de los distintos espacios. Por ejemplo, Jean François Lagneau, arquitecto de varios monumentos históricos, se encargó de la sala de lectura o “Salle Labrouste” cuya foto está a continuación.

Sala de lecturas o “Salle Labrouste”

Lobby.

Reserva central de libros.

Reserva central de libros.

Rotonda para reuniones.

Rambla de vidrio que conecta dos áreas del cuadrángulo.

×