Publicidad Bajar al sitio
Entrevistas

Juan Minujín

Actor de cine, teatro y televisión. Director de cine, escritor. 38 años. CABA, Argentina.

Por Esteban Ulrich
Foto: Juan Carlos Casas

MI MAMA ES SOCIOLOGA Y MI PAPA MATEMATICO. No son artistas, pero siempre hubo mucha vida cultural en mi casa, íbamos mucho a museos, al teatro…

ARRANQUE MUY TEMPRANO, a los 15 más o menos. Había ido a ver un par de obras de teatro con mi mamá, y una de ellas fue Postales Argentinas, de Ricardo Bartís, en la que actuaba Pompeyo Audivert, y me fanaticé. Le dije a mi mamá que quería estudiar teatro y ella lo llamó a Bartís y él, como no daba clases para adolescentes, me derivó a Cristina Banegas. Después, ya no paré.

LA PRIMERA OBRA DE TEATRO LA HICE EN EL 95, la dirigía Guillermo Angelelli. Era los viernes y sábados a la noche, en el Centro Cultural Recoleta y la gente pagaba una entrada. Desde ese momento siempre le encontré la vuelta para sostenerme económicamente con la actuación, hice de todo: actuaciones, teatro callejero, alguna fiesta infantil…

A LOS 22 AÑOS ME FUI A LONDRES. Estuve un año y medio allá, llegué justo al otro día del fallecimiento de Lady Di y me encontré con una ciudad de luto. Trabajé mucho y me formé en el Ecole Philippe Gaulier, que no es una típica escuela de Speach and Drama. Esa fue una etapa muy importante.

EL OTRO PUNTO FORMATIVO IMPORTANTE fue cuando volví a Buenos Aires y empecé a trabajar con El Descueve. Fui a una audición y quedé, y estuve ahí siete años y después seguí trabajando con Ana Frenkel y Carlitos Casella en un par de espectáculos más. Fue una asociación artística y afectiva que me marcó profundamente.

UN AÑO SIN AMOR, DE ANAHI BERNERI, fue la primera película que hice como protagonista. Fue importante, una ópera prima muy sólida. La temática es muy buena, el libro excelente, y además Anahí me enseñó mucho sobre el lenguaje cinematográfico.

CUANTO MAS AUDACES SEAN LOS PERSONAJES, MEJOR, sobre todo para explorarlos expresivamente, sin ninguna especulación de carrera. Me parece que cuanto más contradictorio y arriesgado sea, tiene cosas más reales para trabajar. El personaje de Un año... tenía todo eso, además de homosexual, era sadomasoquista y HIV positivo.

COMO DIRECTOR HICE PRIMERO UN CORTO en súper dieciséis, Guacho, que pude proyectar en Berlín, invitado por la gente del festival, luego de que Una año sin amor ganara allá. Fue la semilla de mi película Vaquero, que escribí con mi hermano Facundo Agrelo.

ESCRIBO MUCHO. El corto y la película las escribí como monólogos, en primera persona. Ahora estoy escribiendo otras cosas de otra manera. Escribo todo el tiempo, diálogos, ideas, escenas con mis hijas, y después veo para dónde van.

NUNCA DIRIGI SIN ACTUAR. Tanto en cine como en teatro. Al principio el doble papel me pareció complicado, pero después me di cuenta de que mi herramienta de trabajo es más la actuación que la dirección.

NO TENGO REFERENTES O MODELOS CLAROS, miro mucho de todo. Veo muchas cosas infantiles ahora, y me inspiran cosas que no son cine: poesía, pintura, cuentos, música, mucha música, teatro, danza. No me considero un cinéfilo.

AHORA CON SOLAMENTE VOS, el nivel de exposición es a otra escala. Lo vivo bien, a fondo. Sin esquivar lo que significa estar en Prime Time, en Canal 13 y con Adrián Suar y Natalia Oreiro. Adrián me vio en teatro y me llamó para la película 2 + 2, y como le gustó nuestra química, después me llamó para la tira. En ese sentido, Adrián es muy intuitivo.

EN TELEVISION EL ACTOR TERMINA SIENDO MAS DUEÑO DEL LENGUAJE que en una película. Y además en televisión el personaje está vivo, porque existe la posibilidad de ir encontrándole nuevas facetas con el paso de los capítulos, sobre todo en cuanto a la cuestión cómica.

EL PUNTO EXACTO DEL HUMOR en este tipo de tiras es algo muy misterioso. El del humor siempre es un equilibrio difícil. Ese sigue siendo un aprendizaje interesante para mí: encontrarle el punto expresivo exacto a la comedia. Para mí el humor está en cómo piensan los personajes, en cómo reaccionan, más que en qué cara ponen.

EL PERSONAJE DE FELIX TIENE ALGUNAS COSAS MIAS, pero sobre todo de personajes que conozco, publicistas medio maltratadores, muy acelerados, que andan siempre por Palermo Hollywood. Poder trabajar con eso es algo que me divierte mucho.

×