Publicidad Bajar al sitio
Entrevistas

Joselo Rangel

Músico, guitarrista de Café Tacvba y escritor.
46 años, Minatitlán, Veracruz, México.

Cuando encontré a mis compañeros supe que quería hacer música. Estudiaba Diseño y ahí conocí a Rubén (Albarrán Ortega, vocalista de Café Tacvba). Cuando vimos que podía ser algo económicamente factible y que funcionaba entre nosotros cuatro, nos dimos cuenta de que podíamos crear. Esa fue la combinación.

El punto de inflexión llegó con el primer disco, un momento que quizá, ahora los grupos nuevos no viven. Cuando una discográfica quiso grabar nuestros temas, tuvimos una reunión en la que nos decidimos.

Gustavo Santaolalla tuvo mucho que ver con nuestros incios. Él nos contactó y nos produjo el disco. Yo ya estaba firmando sin leer nada, estaba muy ansioso y no me importaba nada. Y todo lo que me imaginaba se cumplió y con creces. No me puedo quejar.

Siempre me gustó escribir pero nunca me habían pagado por hacerlo. El libro me llegó como una responsabilidad que tomé feliz y la cumplí, pero hoy todavía me sorprende que siga saliendo mi columna semanal en el diario Excélsior y que el público argentino quiera leerlas.

Trato de recordar que soy igual a los demás. En Café Tacvba, nuestro cable a tierra es la familia y los amigos, pero también ayuda tener altibajos a lo largo de 25 años de carrera. Un día tocamos en el Luna Park repleto de gente y al otro, vamos a un bar pequeño, con pocas personas.

Tenemos fans que nos siguen estemos de moda o no, por eso siempre tuvimos esa cuota básica de dinero y fama que nos permitió sobrevivir, aunque el motor que nos lleva a continuar es las ganas de hacer música más allá de todo.

Hay artistas que jugan con la idea del glamour arriba del escenario y son hasta arrogantes, pero se bajan del escenario y se vuelven personas amables. Claro, hay otros que mantienen la misma dinámica fuera del show.

La gente sabe que somos diferentes. En ocasiones, Rubén (Isaac Albarrán Ortega, cantante de Tacvba) habla arriba escenario por sí mismo y estoy seguro de que el público percibe que en ese momento habla por él y no por todos. Aunque la verdad, siempre he estado de acuerdo con él.

Hice mis discos solistas porque descubrí canciones mías que no se las había motrado a los demás. Y, en ese momento, entendí que eran muy personales. Por eso me dije a mi mismo “debo cantarlas yo”.

Esos discos solitas, Oso y Lejos, los realicé durante un receso de la banda y cuando se dan esos recesos, hay libertad total. Estos proyectos alternos le suman a Café a Tacvba, aprendemos de todas las experiencias.

Tacvba sigue cantando en castellano como una forma de resistencia. No hemos podido entrar en el público de Estados Unidos, salvo en la comunidad latina que vive allá, ya que existe esa barrera con el español que también se da en Brasil.

Hay artistas que buscan desesperadamente lo global y graban discos en inglés, pero a nosotros nos gusta mantener las raíces. SI económicamente nos comieron, esta es una cuestión de principios.

Soda Stereo y Calle 13 pudieron cantar en inglés y no lo hicieron. Pero con bandas como Daft Punk, que debería cantar en francés, está naturalizado que los temas sean en inglés. Hoy nadie se acuerda que Phoenix, por ejemplo, es una banda francesa.

Lo que más orgullo me da es que el público cante mis canciones, y pensar que esas letras se me ocurrieron a mí, solo, en mi cuarto.

No me genera conflictos que mis temas pertenezcan a Café Tacvba, sino que veo al grupo como el mejor vehículo para llegar a los demás. Además, la música la hacemos entre todos. Por otra parte, el arreglo, la voz, y varios detalles más logran que la canciones crezcan y se conviertan en algo nuevo.

Me encontré con Spinetta y ahora ya lo entendí. Pero cuando murió, escribí una columna y admití que me costaba trabajo encontrarlo, que me gustara, cantar sus temas. Ahora ya está. Escuché “Artaud”, que nunca lo había escuchado, y ahí dije: ”Claro, esta es la pieza que me faltaba para llegar”.

Siempre fui lector de las ediciones de ciencia ficción, ahora escribo cuentos y los publico en un blog. Quiero seguir adelante con la escritura, es un sueño que tengo y creo que se logra, como todos, trabajando todos los días.

×