Publicidad Bajar al sitio
Bares y Tragos

Jeromé The Beer Republic

La gran novedad del circuito cervecero porteño

Por Rodolfo Reich
Foto: Jazmín Arellano

La escena de los bares dedicados a la cerveza artesanal en Buenos Aires está en plena ebullición, con nuevas propuestas, múltiples marcas y cada día más amantes de la mezcla de lúpulo, agua y cebada. Pero pocas novedades tienen el peso y el horizonte de crecimiento de Jerome, que abrió hace poco más de un mes en una esquina de Palermo Viejo.
Jerome no es una recién llegada al mundo cervecero. Con más de una década de vida, es la marca de referencia para cervezas artesanales en Mendoza, y su desembarco en Buenos Aires permite imaginar un plan de franquicias que, dicen, tendrá alcance nacional.
La propuesta es tan simple como contundente: diez canillas con diversos estilos rotativos de cerveza artesanal, llegados cada semana de la fábrica familiar en Potrerillos, junto a una propuesta gastronómica que coquetea con la cocina alemana, pisa fuerte en las picadas y pizza y tiene como best seller a las papas fritas en múltiples presentaciones.
En Mendoza, Jerome produce catorce estilos de cerveza distintos, por lo que en el bar porteño la oferta varía según stock y semana. Las hay rubias, rojas y negras. Con más y menos alcohol. Algunas, como la IPA, expresan la potencia amarga del lúpulo; otras, como la Ale Cordillerana, son suaves y amables, con aromas apoyados en la cebada. La Imperial Stout es una de las más pedidas, de carácter seco y amargo, donde el retrogusto recuerda claramente al café y los sabores tostados. Todas salen en pintas (de $45 a $52) y media pintas (de $27 a $30), y vale la pena aprovechar el generoso (en horario e ideología) happy hour, que ofrece todos los días de 18 a 21 un verdadero 2 x 1 en las bebidas. Mención aparte merece la Arcángel Series, ediciones limitadas de cerveza añejada en barricas ex Malbec, en honor a su origen mendocino. En este momento, se trata de una cerveza rubia, de alta acidez y mucha personalidad ($70 la pinta).
Dicen algunos que el lúpulo comparte estructura química con el cannabis, y que por eso beber cerveza da hambre. Sea cierto o no, por suerte en Jerome se come, y de manera abundante. Hay hot dogs especiales, degustación de distintas salchichas con chucrut ($160 para dos), bondiola en cocción larga con stout ($85), hamburguesas caseras como la “premium”, que trae 350 gramos de carne, queso pategrás, cebolla salteada y huevo frito ($70) y cuatro versiones de papas fritas (“es lo que más pide la gente”, cuentan). Como ejemplo, las Jerome son de corte rústico, con ajo, salsa pico de gallo y parmesano; las Palermo traen panceta, crema y ciboulette (ambas a $42 la porción).
Horario de corrido, los siete días de la semana, con buenas cervezas y grandes porciones de comida. Una fórmula bienvenida.

Datos útiles
Dirección: Malabia 1401, Palermo Viejo
Horario: todos los días, de 18 al cierre.

×