Publicidad Bajar al sitio
Conocer

Inauguraron el museo del perfume en París

Con más de 60 aromas exhibidos, Le Grand Musée du Parfum traza la historia del perfume desde el antiguo Egipto con una serie de galerías sumamente atractivas.

El primer perfume que conoció la humanidad se llamó “Kyphi”, que se remonta al antiguo Egipto. Se trataba de un incienso hecho con mirra, vino y miel. Se utilizaba para rituales sagrados y se lo arrojaba sobre carbones caliente así el aroma podía subir junto con el humo.

Kyphi fue resucitado por un grupo de perfumistas contemporáneos en Le Grand Musée du Parfum en París, para que cualquiera pueda ser llevado a esos tiempos de la antigüedad. Exhibiendo más de 60 aromas diferentes, el museo traza la evolución del perfume desde sus inicios hasta el presente, con los olores contenidos en bowls y flores artificiales.

“El museo es un tributo a la fragancia, a nuestro sentido del olfato y al perfume como símbolo del arte Francés”, explica la CEO del museo, Sandra Armstrong. El perfume no fue siempre utilizado para el arte de la seducción, ni se colocó siempre en una botella de vidrio. En el museo se muestra cómo este evolucionó desde la antigua Roma – donde se lo utilizaba en rituales de baño – hasta la Edad Media, donde muchos cargaban esponjas con esencias en pequeñas cajas. Fue el perfumador italiano Kean-Marie Farina quien empapó a la corte francesa en eau de cologne, un invento suyo de 1695 cuyo aroma conocido – Tonkin musk – fue recreado en el museo.

Ubicado dentro de una mansión del siglo 18, el museo inicia con “Perfume Stories and Histories” donde se cuenta la historia de parejas que cambiaron el juego en la historia del perfume, como la historia de amor entre Cleopatra y Marc-Antony o la asociación entre Catherine de’ Medici y su perfumador personal.

El museo tiene un “Jardín de Esencias” al estilo “Alicia en el País de las Maravillas”, de cuyas flores artificiales salen aromas de nuestra cotidianidad, como el fuego de la chimenea, frambuesas frescas, albahaca o el claro aroma de mar. La instalación denominada “Constelación de Aromas” toma un tradicional órgano del perfumador (su gabinete de esencias) y lo transforma en una sinfonía de música electrónica. La sección llamada “El Arte del Perfumador” traza el plano de su trabajo, desde la obtención de materiales hasta el producto final, incluyendo el histórico laboratorio de perfumes recreado desde 1775.

La Sala de Fama (Hall of Fame) celebra más de 50 perfumes modernos que muchos pueden llegar a reconocer. Entre ellos se encuentra la fragancia de Calvin Klein One, que es exhibida por traer el primer perfume unisex al mercado en los 90s.

El museo privado, que costó 7 millones de dólares, se construyó sobre la pasión del sentido del olfato. “Es sobre la sensación y el disfrute de nuestras narices”, cuenta Armstrong. “El sentido del aroma es el núcleo de la experiencia del museo”.

×