Publicidad Bajar al sitio
Bares y Tragos

Green Bamboo

El superclásico se renueva manteniendo intacta su calidad de primera hora.

Por Ernesto Oldenburg
Fotos: Facundo Manoukian

Un súper clásico exótico se renueva dando una lección de barra y cocina a tanto lugar nuevo, en esta era que exige estar en la primera fila de la realidad virtual. Como quien no quiere la cosa, el Green mantiene vigente e intacta su calidad de primera hora, marcando tendencia con el talento de siempre, desde hace catorce primaveras, obra de sus fundadores Darío Muhafara y Santiago Trímboli. Desde entonces, la propuesta vietnamita sigue en pie tanto en los fuegos como en los tragos, y hoy levanta la apuesta gracias a la magistral gastronomía de la chef Malvina Gehle y la conducción coctelera de Santiago Rocchi, más conocido como el Chiqui. Porque el Green Bamboo siempre cuidó su barra. Será por eso que en la actual carta de tragos todavía quedan huellas etílicas del barman belga Peter Van Den Bossche, otro amigo de la casa que marcó su paso por esta esquina de culto.
 
Nochexótica
Entrar al Green es perder las coordenadas de la realidad, y no es por la penumbra. Parece esos bares rojos y oscuros soñados por el opio de Sherlock Holmes, en pleno siglo XXI. Mientras unos comen en los boxes al ras del suelo una de las nuevas propuestas de la carta (donde es posible combinar cada ingrediente al capricho propio), otros gozan bebiendo acodados en la barra acolchada, entre filosas hojas de palmeras e iconos sagrados del sudeste asiático, en el corazón ansioso de Palermo Hollywood. Todos arrancan con un cóctel, los que cenan se pasan al vino. La carta de tragos contiene clásicos y unas 25 combinaciones que emulan el universo tórrido y tropical del Pacífico de Oriente. Aún quedan algunos memorables que se mantienen desde el día de apertura, pero se cuentan con los dedos de una mano. Dejé la carta de lado y confié que el Chiqui guiara los avatares de mi noche más sedienta. Dio en el blanco con un par de cócteles que improvisó al compás de una música narcótica. Leyó mi mente y preferencia por los brebajes fuertes, secos y algo perfumados, pero no tanto. Arranqué con un Martini de Pepino coronado por cristales de sal, y luego seguí con un Mandarinoska S.A., con vodka, cítrico y cranberry. Los precios son del barrio de moda, no mucho más de $50 por copa. Son ideales para brindar acompañado y compartir un satay de pollo, un cuenco de mariscos fritos, o cualesquiera de los platillos que -como la cocina vietnamita lo exige- deben contener los cinco sabores: salado, dulce, amargo, picante y ácido; reflejando los elementos de la naturaleza, fuego, tierra, metal, agua y madera; que a su vez representan los colores rojo, amarillo, blanco, negro y verde. Porque aunque no lo sepamos, vivimos en un universo regido por el equilibrio de las cosas, por más tragos que bebamos.

Datos útiles

Dirección Costa Rica 5802
Reservas
4775-7050
Horario todos los días a partir de las 20:30
www.green-bamboo.com.ar

×