Publicidad Bajar al sitio
Cocinar

Gastronomía turca: incomparable pan pide

La receta de Lexie Smith para hacer el Pide turco tradicional hará (o podría hacer) que nunca quieras volver a comprar pan.

Pide es un tipo de pan plano típico de la gastronomía de Turquía y de las comunidades turcas fuera del país, así como en algunos de los países aledaños a Turquía.

Para Lexie Smith, una panadera neoyorquina, el pan es mucho más que nutrición. Desde el proceso físico de amasarlo hasta los recuerdos de la infancia que se despiertan con su aroma. Volvamos a lo más básico, usemos las manos y recordemos la experiencia de compartir el pan en nuestra comunidad, sin importar lo grande o pequeña que sea.
EL PIDE TURCO DE LEXIE
INGREDIENTES

Masa
560 gramos de harina (de preferencia ecológica, molida a la piedra, o en cualquier caso cosechada y procesada de forma responsable)
2 cucharadas de levadura de panadería
8 gramos de sal
20 gramos de miel
20 gramos de aceite de oliva
420 gramos de leche caliente

Mezcla de huevo para pincelar
2 yemas
2 cucharadas de leche

Topping
Semillas de sésamo
Sal
Nigella sativa (comino negro)
MÉTODO

1.
Mezclá los ingredientes secos en un cuenco mientras calentás la leche. Una vez que la leche esté a unos 37º (temperatura corporal), mezclala con la miel y el aceite. Vertela toda sobre lo seco y mezclalo de manera uniforme (¡usa las manos!). Si te resulta dura y un poco seca, añadí una cucharada más de leche

2.
Amasá los ingredientes hasta que esté suave, esto te llevará 10-15 minutos a mano. Empezá dentro del cuenco y luego pasala a la mesada limpia para terminar el amasado.

3.
Una vez que esté suave y elástica, aunque todavía un poco pegajosa al tacto, formá una bola con ella y colócala en un molde engrasado. Cubrila con un poco de aceite y tápala con un plástico o una toalla. Dejala leudar en un lugar cálido hasta que haya aumentado al doble del tamaño, aproximadamente 1 hora.

4.
Cubrí una bandeja de horno grande con papel para hornear y engrasalo. Una vez que se haya inflado un poco, presioná la masa con las manos para liberar la mayoría de las burbujas de gas. Volcá la masa sobre la mesada y cortala en dos trozos iguales. Con suavidad, dale forma de rectángulos y extendela sobre la bandeja de horno, dejando al menos 5 cm entre ambas hogazas. Tirá y aplastá la masa hasta que tenga la forma de un rectángulo de aproximadamente 2,5 cm de grosor. Cubrila con un poco más de aceite usando una brocha, y cubrila mientras descansa. Dejala leudar una segunda vez durante 40 minutos en un lugar cálido mientras precalentas el horno a 230º C (450 F).

5.
Mezclá las yemas, la leche y una pizca de sal en un pequeño cuenco y déjalo aparte. Formá hoyuelos con las manos húmedas, creando el diseño que quieras. Aplicá la mezcla de huevo con un pincel y espolvoreá generosamente con nigella, semillas de sésamo y sal gruesa.

6.
Hornéalo durante 15 minutos. Rotalo y hornéalo otros 5-10 minutos más o hasta que tenga color dorado. Una vez horneadas, dejá enfriar las hogazas sobre una rejilla durante 5 o 10 minutos. El pan se ablanda al enfriarse.

 

×