Publicidad Bajar al sitio
Next

Gastronomía al aire libre

Picurba, la feria que reúne a restaurantes y productores platenses, celebra su segunda e imperdible edición.

En su segunda edición, la feria gastronómica Picnic Urbano (Picurba) se ha convertido en una de las más lindas del rubro. Este año dejó la calle para instalarse en el predio que bordea las vías del ferrocarril, a una cuadra de la estación Citybell, una zona que algunos años atrás los vecinos defendieron a capa y espada para que no se convirtiera en un centro comercial, pero al que se le da muy poco uso. Sin dudas este fin de semana demostrará su potencial, ya que Picurba sorprende desde el vamos con su despliegue, una verdadera fiesta de la cocina local. Decenas de food trucks y puestos rodean un amplio parque, donde se levantan dos coloridas carpas de circo. Entre los árboles de un pequeño bosquecito se encuentran algunas de las mesas comunitarias dispuestas para disfrutar de los platos a la sombra. Al fondo, el escenario coronado por una gran pantalla reúne al público que aprovecha para asistir a las clases y charlas de sus cocineros preferidos: Narda estuvo ayer para la apertura, y también pasarán Pedro Lambertini, Felicitas Pizarro, Darío Gualtieri y Ximena Saenz, entre otros. Además, en un espacio anexo bajo un gazebo se suman charlas como “Huerta orgánica” o “El pan, masamadre y amasado” o “Nuevas tendencias en pastelería”, y un ciclo de cortometrajes latinoamericanos con temática gastronómica. Auque el fuerte seguramente será durante el día, como para vivir el espíritu picnic del evento, por las noches las luces de feria se encienden en todo el predio, aportando nueva magia a la ambientación.

Pero el fuerte, claro, es la comida. La gran cantidad de puestos asegura una oferta variada, con muchos espacios con propuestas clásicas –pizza, hamburguesas, bondiolitas, shawarma- pero también unos cuantos que apuntan a una cocina más compleja. En conjunto es una muestra muy interesante de la actualidad gastronómica de La Plata y Citybell, y estos son algunos de platos que probamos y recomendamos.

El ossobuco braseado de Los Fuegos ($60).  Uno de los mejores restaurantes de Citybell sale de paseo en su food truck, lucéndose tanto con sus sabores como en la presentación de los platos. En este ossobuco, la carne que se deshace con el cuchillo de plástico se acompaña con una espuma de papa, ragout de hongos y un crocante de queso para completar el juego de texturas.

El tamalito de calabaza de Atelier ($40). Gran relación precio-calidad en otro plato imperdible para los que busquen opciones gourmet, en una combinación que funciona desde la simpleza. El tamal sale con ternera desmechada y una deliciosa vinagreta de maíz, chile y verdeo.

La tartine de hongos de Masse ($40). La boulangerie platense tiene dentro de la carpa principal un puesto muy bien armado, siguiendo el estilo de la cálida decoración de su local. Para una opción simple y rica, la tartine de hongos con crema de hierbas, puerro confitado y escamas de parmesano resulta muy tentadora.

Los ravioles fritos de Doña Inés ($40). Nos encantaron como opción para un snack diferente y los de pollo con queso resultaron muy sabrosos. Se sirven en un conito donde vienen cuatro raviolones. No parece, pero la porción resulta abundante.

Las mini hamburguesas de La Burguesa ($50 con papas fritas). Apenas se ingresa a la feria, lo primero que capta la vista es el precioso y colorido camioncito de La Burguesa. Sus mini hamburguesas son ideales para los más chicos de la familia, o para los miembros más clásicos que se quieran a animar con una vuelta de tuerca moderna, como la que sale con mollejas crocantes, queso cuartirolo y salsa criolla. Punto extra por el pan casero.

El polvorón de castañas de Laureano Drussi ($40). Dejá de lado cualquier prejuicio que tengas sobre los participantes de MasterChef. Los postres que Laureano preparó para esta feria son impelcables. La tarta de pera con crema fresca tiene una presentación perfecta (y además es muy rica), pero si sólo vas a elegir uno, te recomendamos ir por el polvorón con cheese cake de cabra y membrillos en almíbar. Original y delicioso.

Los tragos de La Mulata ($50). Todavía no conocemos este bar platense, pero después de probar sus tragos en esta feria seguramente los visitaremos pronto. La especialidad son los gin tonics, preparados con Príncipe de los Apóstoles, en combinaciones de la casa como el Dolce Vita, que lleva Aperol, tónica y piel de limón. Mención especial para sus bebidas sin alcohol, preparadas en el momento con la misma dedicación y excelentes ingredientes que los tragos.  No dejen de probar el refresco de cítricos ($30).

La IPA Argenta de Las Pintas. Llama la atención la gran cantidad de cervecerías artesanales presentes en el evento, incluyendo algunos nombres ineludibles como Antares y Berlina. Finalmente, nos decidimos por esta rubia, frutal y con el toque de amargor extra otorgado por el dry hop de su elaboración.   

Bonus Track: Compras. Para llevar a casa, la feria ofrece desde pollos pastoriles y huevos de campo hasta impecables macarons, hongos frescos y una gran variedad de dulces, escabeches y otras conservas. Se destaca también el llamativo puesto del Mercado Central de la Plata, donde se pueden adquirir frutas y verduras de estación a precios cuidados.

Picurba queda en Camino Centenario y Güemes, Citybell. El horario del sábado será de 12 a 24 horas y el domingo, de 12 a 22. El valor de la entrada es de $25. Los menores de 18 años acompañados por un adulto no pagan. Hay estacionamiento junto al predio. 

×