Publicidad Bajar al sitio
Autos

Familiar y moderno

El monovoumen de la marca francesa innova con tecnología y confort. Un automovil que convence a fuerza de buenos argumentos.

Por Marco Demarchi

Desde hace varios años, Citroën viene utilizando el apellido del célebre pintor español y recientemente incorporó a su gama el monovolumen familiar, que se destaca por soluciones avanzadas del espacio interior y una artillería muy fuerte en términos de tecnología. El nuevo modelo acaba de arribar al país con sus dos carrocerías, es decir, la más corta de cinco plazas denominada C4 Picasso y la “XL”, con siete plazas y mayor longitud, que recibe la denominación Grand C4 Picasso y muestra un diseño trasero diferente, de trazos angulosos. Ambas variantes proponen una sola oferta motriz, con el eficiente 1.6 HDI de 115 CV, una verdadera rareza en un mercado donde los diésel parecieran en extinción.

Un estilo diferente
El cambio de estilo se evidencia principalmente en la trompa, con una inédita solución de ópticas rectangulares ubicadas en posición baja. Sobre ellas, se disponen unidades LED (para luces diurnas, de posición y de giro/balizas) alineadas con la pequeña grilla metálica, que también le da forma al emblema de los chevrones. Su sector trasero es más original y atractivo, con una luneta inclinada y líneas que transmiten una gran solidez visual, en una carrocería con el despeje justo y proporciones ideales: con 4,42 metros, es cuatro centímetros más corta que la anterior, mientras que extendió once centímetros la distancia entre ejes. De esta manera, las ruedas se arriman a los extremos del auto y se gana espacio en el habitáculo.
Como en casi todos los Citroën, los diseñadores han impreso detalles especiales en esta carrocería, como un aplique metálico que “abraza” las ventanillas, un sutil alerón posterior y llantas con un estilo muy elaborado. El portón trasero es envolvente e integra las ópticas, por lo que cuando abre (eléctricamente), la iluminación queda a cargo de las luces inferiores, en el paragolpes. Sin embargo, el protagonista del conjunto es el parabrisas panorámico, que se extiende hasta las plazas delanteras, juntándose con el techo de cristal (fijo). Si a ello se suman las generosas ventanillas y los parantes dobles delanteros (delgados), la visibilidad y el contacto con el entorno son inigualables. La única limitación es la visión hacia atrás porque, paradójicamente, la luneta es pequeña.
 
Comodidad y equipamiento
Puertas adentro cualquiera de los pasajeros podrá vivir un gran confort. Con nuevo diseño de butacas (regulables manualmente pero con masajes eléctricos), y volante de doble ajuste, ha mejorado la posición de manejo. Atrás –con piso totalmente plano– repite la configuración anterior de tres butacas individuales, quizá no tan generosas para adultos de gran talla, pero ideales para niños y adolescentes. Tienen respaldos reclinables, se pueden rebatir por completo o simplemente correr hacia delante para ampliar el espacio del baúl, que es de 537 litros, aunque parecen menos (quizá porque debajo del piso se aloja el auxilio, que es temporal).
El tablero de instrumentos está compuesto por un cuadro totalmente virtual, que utiliza una enorme pantalla de 12 pulgadas y alta definición. Con infinidad de indicaciones, se pueden elegir diferentes diseños de tablero y también muestra las imágenes de las cámaras exteriores (trasera, delantera y panorámica 360°). En una plancha simple, casi minimalista, realizada con buenos materiales y combinación de negro y tostado, los comandos de la consola central han sido reemplazados por otra pantalla, de siete pulgadas y táctil. Desde allí, se opera el climatizador, el navegador GPS, el audio y sus conexiones, la telefonía y las configuraciones del vehículo ¡hasta una calculadora!
El motor es un diesel 1.6 HDI, que eroga una potencia de 115 CV.  Su funcionamiento es suave y muy económico. En términos de andar, el C4 Picasso tiene una suspensión muy suave que garantiza un movimiento agradable en la ciudad, sin afectarlo demasiado los empedrados. Impresiona también la mejora en el diámetro de giro, que lo hace muy maniobrable en garajes. De hecho, tiene asistente de estacionamiento, y puede “estacionarse” solo, sin que el conductor toque el volante. En la ruta, el comportamiento es bueno y su perfil de conducción es netamente familiar y doméstico. En resumen, un familiar llamativo que por su estilo hace honor al célebre pintor español.

FICHA
Los precios van desde los $377.000 hasta los $408.000.
La rueda de auxilio es del tipo temporal.
El motor diésel ofrece un excelente rendimiento: puede alcanzar los 1000 kilómetros de autonomía.
La butaca del acompañante es tipo business class, con apoyo para las piernas y con función de masaje.
La velocidad máxima ronda los 185 km/h.
La capacidad del baúl es enorme: 537 litros.
El parabrisas delantero se transforma en panorámico al correr las cortinas delanteras que ofician de parasol.