Publicidad Bajar al sitio
Entrevistas

Eugenia Tobal

Actriz, presentadora, conductora, productora.
39 años.
CABA, Argentina. 

Por Cecilia Castillo
Foto: Nacho Ricci

SOY UNA ACTRIZ INTUITIVA y respetuosa de los autores y compañeros de trabajo. Además, me encanta proponer a la hora de actuar, me dejo llevar. También, soy de tomar lo que los compañeros me dan en el momento.

AL CREAR UN PERSONAJE lo voy armando a medida que va apareciendo la historia. De entrada, hago un bosquejo de lo que es, como para darle terminada su entidad: su vestuario, su manera de peinarse, su actitud. Pero lo demás, se va armando con el recorrido. Anticiparse, en una novela, no tiene sentido.

PARA LAS ESCENAS DE SEXO tengo que en cuenta que estén dentro del marco de una historia, que tengan que ver con lo que estamos contando, y que tenga el cuidado que se merece este tipo de escenas. Una cosa es hacerlas en cine y teatro, y otra es en una tira diaria en televisión, donde no hace falta mostrar tantas cosas. Uno, con el paso de los años, aprende que no hace falta ponerse en pelotas, para que se te vea sólo un hombro.

ME GUSTA LABURAR EN TODOS LOS MEDIOS, ya sea en teatro, cine o televisión. Si bien, cada lugar tiene un recurso diferente para la interpretación y para lo que uno hace, llegado el momento, el laburo del actor es el mismo en cualquier ámbito: interpretar y ponerse al servicio del personaje, lo único que se modifica es la preparación previa.

NO SIEMPRE QUISE SER ACTRIZ. De chica era tímida e introvertida y no me gustaba mucho el tema de mostrarme. Recién, a los quince años, empecé a ir a unas clases de teatro que me gustaron y así experimenté, por primera vez, el sabor de la actuación, pero no como algo definitorio o como el camino que quería seguir. De hecho, empecé a estudiar en la facultad (RRPP) y recién a los veinte años decidí dedicarme a pleno a lo actoral.

LAS CLASES DE TEATRO ERAN UN ESPACIO para desarrollar la parte artística que había aparecido en mi vida pero, en principio, no fue planteado en mi cabeza como una profesión. De grande me di cuenta de que quería poner toda la energía ahí.

PURA QUIMICA fue una de esas cosas fortuitas y reales que aparecen en la vida cuando tiene que ser. Cuando me lo propusieron, dije inmediatamente que sí. Se dio todo muy natural y mis compañeros me recibieron con los brazos abiertos.

EN LA CONDUCCIÓN ENCUENTRO un espacio de mucha creatividad y mucha naturalidad. No le tengo temor, me sale naturalmente. No me genera demasiados conflictos, me siento cómoda. Es un espacio donde soy yo y también donde aprendí a acompañar con las cosas que aparecen en el momento.

ME DEDIQUÉ A LA PRODUCCIÓN porque, además de ser algo innato en mí, no tenía más ganas de estar esperando solamente que suene el teléfono. Soy muy activa y me vuelvo loca si me quedo quieta. Aparte, mi mamá tiene este perfil en su vida y, aunque es docente, de chiquita siempre la vi en el rol de organizar y hacer.

LAS AUTOGESTIONES y los proyectos personales te alivian un montón el tema de la ansiedad. Ahí abrís una puerta a la creatividad que, si la dejas abierta, puede generar un caudal de cosas copadas. Si las cosas las hacés bien, suceden.

SON DE OESTE ES LA PRODUCTORA que estamos armando con mi amiga y socia Loli Miraglia. Ella tiene el mismo espíritu y ganas que yo. La idea que tuvimos fue armar una productora chiquita, que tiene como motivación llevar adelante proyectos individuales y propios que nos den satisfacciones más allá de la plata, que hoy no es el punto.

PODER DAR TRABAJO y que a la vez nos de trabajo a la productora, me resulta lindo y me mantiene viva. Además, trabajo mucho para poder subsistir y mantenerme.

LA SOLIDARIDAD ESTA PRESENTE EN MI VIDA DESDE QUE SOY CHICA. En mi casa, se motivó mucho y desde siempre el pensar en el otro. Por suerte, lo tenemos incorporados por mis papas. Ya de grande empecé a desarrollar mucho más la conciencia y realicé proyectos como Rutas Solidarias (emitido por Canal Encuentro) y participé en campañas como el de la lucha contra el cáncer de mama, entre otros.

NO ME PONGO METAS. Tengo sueños y deseos y los trato de materializar y concretar como sea. Las metas me dan que, si llego ahí, después hay que ponerse otra y otra y otra. Aprendí a dejar fluir y lo que aparezca pelearlo para que lo sea.

SOY UNA MUJER INDEPENDIENTE, LUCHADORA y a la vez muy fuerte y muy sensible. Si alguien me pidiera una descripción de mí misma no podría dejar afuera el hecho de que soy una creyente de la vida.

×