Publicidad Cerrar X
Cine y Series

En tiempo real

Richard Linklater documenta a través de una ficción la infancia y adolescencia de un chico común y corriente.

Por Sandra Martínez

Richard Linklater es posiblemente uno de los directores con uso más interesante del paso del tiempo en sus films. En su obra más conocida, la trilogía Antes del amanecer/atardecer/medianoche, capturó a través de tres diálogos en tiempo real tres momentos definitorios en la historia de una pareja, diez años de los que solo vemos apenas unas seis horas, con los blancos entre ellas (y después de ellas, también), liberados a la imaginación del espectador. En su último estreno, en cambio, elige revertir la fórmula, con un film que sigue la vida de Mason, un niño en su camino a convertirse en joven adulto, con breves muestras, casi postales de cada año entre sus 8 y sus 18, enhebradas en una historia tan sólida como creíble. La particularidad de Boyhood es que es un proyecto que Linklater se tomó doce años para desarrollar, filmando cada año unas cuantas semanas con el elenco principal, compuesto por Ellar Coltrane en el rol principal, Patricia Arquette como su madre, Ethan Hawke –actor fetiche de Linklater- como el padre, y Lorelei Linklater, su propia hija, como la hermana. El particular experimento le confiere un dejo documental, aun siendo un trabajo 100% ficcional en todos sus aspectos.

Pero las particularidades de su producción no son el único valor que sustenta a Boyhood, que para su estreno local retuvo el título original en inglés con el agregado quizás obvio pero muy adecuado subtítulo “Momentos de una vida”. La infancia y adolescencia de Mason no tienen superacción, ni picos dramáticos, ni misterio, ni romaces para la leyenda, solo la alegría y el dolor que experimenta al crecer cualquier chico común y corriente. Pero con un puñado de perfectas interpretaciones sumadas a esos diálogos que son su marca registrada, extensos, naturales y a menudo geniales, Linklater construye un coming of the age desromantizado (bueno, quizás algo romantizado pero aún realista), un paneo general y a la vez sumamente íntimo de un grupo de personajes con los que resulta fácil conectar y a los que cuesta abandonar una vez que las luces de la sala se encienden. 

*****************************************************************************************************************
Otros estrenos de esta semana:

Pelo Malo: sólo estará disponible en unas pocas salas, pero realmente vale la pena aprovechar la oportunidad para ver esta película venezolana, una de nuestras favoritas en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata del año pasado. Ya hablamos de ella en esta nota.

¿Sólo amigos?: Daniel Radcliffe sigue midiéndose en diferentes roles que lo terminen de despegar de Harry Potter. En este caso, una comedia romántica donde ciertamente demuestra que no le falta carisma para el género. Lo acompaña laadorable Zoe Kazan en una película que no se sale del molde pero que funciona, un poco como Boyhood, a fuerza de diálogos bien escritos e interpretados.

×